Si no le das amor a tu pequeño, este se convertirá en un adolescente, e incluso un adulto, apático, insensible, incomprendido, pesimista y huraño. Foto: iStock.
Si no le das amor a tu pequeño, este se convertirá en un adolescente, e incluso un adulto, apático, insensible, incomprendido, pesimista y huraño. Foto: iStock.

¿, tira objetos, no quiere hacer caso, se aísla, está desmotivado y se rehúsa a hablar contigo? Estas son claras señales de que tu niño está tratando de llamar tu atención, aunque no te hayas dado cuenta está pidiendo a gritos que le des AMOR y CARIÑO. Él te necesita ahora más que nunca. Si estás perdido y no sabes qué hacer, el psicólogo clínico Walter Dávila More te guía en ese camino:

TE PUEDE INTERESAR: ¿Cómo crear espacios de entretenimiento en casa para tus hijos?

Escúchalo con atención. Pregúntale cómo está y pon atención a su respuesta. No basta tu presencia, pues mentalmente también debes estar ahí. De nada vale que tu retoño hable y tú estés pensando en qué cocinarás mañana, qué te falta comprar o si te habrán respondido el mensaje en las redes sociales. Pese a su corta edad, él detecta tu falta de interés.

Organiza actividades familiares. Esto implica darle tiempo de calidad a tu niño. Eso quiere decir que en las actividades que organices ambos deben participar. Por ejemplo, si van al parque lleva una pelota para que jueguen o vayan en bicicleta juntos. La idea es que compartan experiencias. Es preferible que pongan el celular en silenciador, así no te distraes a cada rato.

MIRA ESTO: 6 frases para consolar a tu hijo cuando esté triste

Ten manifestaciones de cariño. Puede ser un abrazo, un beso, una sonrisa, una palmadita en el hombro, una caricia en el cabello o en la mejilla, o una bonita palabra (te quiero, eres lo más preciado en mi vida, mi tesorito). Tienes para elegir la que más se acomode a tu personalidad, sino parecerás forzado y vacío.

CONSECUENCIAS

Si no le das amor a tu pequeño, este se convertirá en un adolescente, e incluso un adulto, apático, insensible, incomprendido, pesimista, huraño y, en casos extremos, un psicópata.

SIN JUSTIFICACIONES

Hay madres y padres que dicen que son fríos con sus hijos porque a ellos nadie les dio amor durante su infancia. Eso no tiene nada que ver, esto no se trata de ‘ojo por ojo, diente por diente’. Si sientes que te es difícil dar cariño, busca ayuda profesional y saca a flote tu fuerza de voluntad.

MÁS INFORMACIÓN: