Los alimentos industrializados sin azúcar no están libres de calorías, por lo que aún pueden causar aumento de peso y desequilibrio en nuestra salud.
Foto: SHUTTERSTOCK.
Los alimentos industrializados sin azúcar no están libres de calorías, por lo que aún pueden causar aumento de peso y desequilibrio en nuestra salud. Foto: SHUTTERSTOCK.

La función de los es endulzar un alimento o una bebida, pero sin aportar calorías adicionales a los mismos, además de evitar los posibles problemas derivados del consumo excesivo de azúcar. Sin embargo, existe evidencia en diversos estudios, que concluyen que el uso prolongado de edulcorantes artificiales provoca cambios en la composición y función de la microbiota intestinal, trayendo como consecuencia un aumento en la probabilidad de desarrollar alteraciones metabólicas.

La nutricionista de SANNA de la División Ambulatoria, Yenny García Borda comenta que los sustitutos del azúcar son edulcorantes que se utilizan en lugar del azúcar de mesa normal que es la sacarosa. Los edulcorantes artificiales son solo un tipo de sustituto del azúcar.

Casi siempre cuando se hace referencia al uso de los sustitutos del azúcar puede ser confuso, esto debido a la terminología empleada por los fabricantes sin el considerar la definición del Codex Alimentario (FAO/OMS).

Algunos fabricantes llaman a sus edulcorantes “naturales” aunque estén procesados o refinados. Las preparaciones a base de la planta Stevia son un ejemplo y algunos edulcorantes artificiales se derivan de sustancias naturales: la sucralosa proviene del azúcar

¿Qué son los endulzantes artificiales?

Los edulcorantes artificiales son sustitutos del azúcar, sin embargo, también pueden derivarse de sustancias naturales, como hierbas o el azúcar misma. Los edulcorantes artificiales también se conocen como endulzantes potentes porque tienen mayor poder de dulzor que el mismo azúcar.

La función de los edulcorantes artificiales es endulzar un alimento o una bebida, pero sin aportar calorías adicionales a los mismos, además de evitar los posibles problemas derivados del consumo excesivo de azúcar. Este tipo de edulcorantes son los más empleados en aquellos productos industrializados etiquetados como light, bajos en calorías o dietéticos.

¿Cuáles son los edulcorantes artificales más empleados?

•            Aspartamo (Equal y NutraSweet)

•            Sucralosa (Splenda)

•            Sacarina (Sweet ‘N Low, Sweet Twin, NectaSweet):

•            Acesulfamo potásico (Sunett y Sweet one)

•            Advantame (sin nombre comercial)

¿Por qué son contraproducentes para el microbiota intestinal?

Hay evidencia en diversos estudios, que concluyen que el uso prolongado de edulcorantes artificiales provoca cambios en la composición y función de la microbiota intestinal, trayendo como consecuencia un aumento en la probabilidad de desarrollar alteraciones metabólicas.

Recordemos que la microbiota intestinal es la población de bacterias que vive en el intestino de cada persona con importantes y numerosas funciones fisiológicas.

No se puede valorar el uso o recomendación de un alimento sin considerar otros efectos adversos para la salud.

Algunos edulcorantes modifican a las bacterias del phylum bacteroidetes o aumentando el phylum firmicutes, promoviendo una disbiosis, favoreciendo procesos relacionados con la resistencia a la insulina, dislipidemia, entre muchos otros.

¿Qué otros efectos contraproducentes pueden generar?

Esta duda sobre la bioseguridad y los efectos en la salud, es muy frecuente en la consulta. En estudios con sustitutos de azúcar aprobados por la FDA, han mostrado ser seguros y con base en estos estudios, la FDA declara que son seguros para el uso de la población en general. La recomendación siempre es personalizar las indicaciones, dentro de un contexto de cambios en el estilo de vida.

En el caso puntual del edulcorante aspartame no es recomendado para personas con Fenilcetonuria (es una afección poco frecuente, por la cual un bebé nace sin la capacidad de descomponer correctamente un aminoácido llamado fenilalanina). Paradójicamente, su consumo puede condicionar al sobrepeso u obesidad. Hay evidencia que nos indican que los edulcorantes artificiales no nutritivos pueden ayudar a ganar peso en diversas situaciones. En un estudio realizado por Mitsutomi K, et al. En 2014 con roedores, se comprobó que los ratones que consumieron alimentos ricos en sacarina aumentaron la ingesta de otros tipos de alimentos y ganaron peso.

Los edulcorantes suplen la parte del dulzor más no otros ingredientes como grasas trans, hidrogenadas. Cómo sabemos el sobrepeso u obesidad es la puerta de entrada para el desarrollo de otras enfermedades crónicas no transmisibles como la hipertensión arterial, diabetes, algunos tipos de cánceres, etc.

¿Cuál es la diferencia entre un endulzante artificial y la stevia?

Stevia, cuyo nombre científico es stevia rebaudiana, es un arbusto tupido originario del noreste de Paraguay, Brasil y Argentina. Es mejor conocido como un edulcorante natural.  La stevia contiene sustancias químicas que son 200-300 veces más dulces que la sacarosa.

En países como los Estados Unidos, las hojas y los extractos de stevia están disponibles como suplementos, pero no están aprobados para su uso como edulcorantes. El rebaudiósido A, una de las sustancias químicas de la stevia, está aprobado como edulcorante alimentario.

Stevia no contiene calorías y las hojas pueden utilizarse en su estado natural, gracias a su gran poder edulcorante, y sólo son necesarias pequeñas cantidades del producto.

La stevia que se comercializa y conocemos como edulcorante natural, no es la planta ni sus hojas secas, se trata de una mezcla de diferentes edulcorantes, entre los que se encuentra el glucósido de estibio (E960), en esto radica la diferencia.

Sin embargo, muchos de los edulcorantes que se venden o comercializan se rotulan como Stevia, es decir 100 % stevia y no lo son, están en combinación con otros edulcorantes como el eritritol mayormente.

¿Qué consejos puede brindar para dejar de consumir los edulcorantes artificiales?

Si bien es cierto, si se consumen de manera prudente y controlada u ocasional, lo que queremos transmitir como idea principal es de no depender del sabor dulce para tener una alimentación agradable y sostenida. Ir en pos del equilibrio es la clave. No solo la alimentación es el factor para obtener una buena salud, el desarrollo de actividad física, el descanso con una calidad de sueño, el manejo del estrés, los chequeos preventivos en suma es lo que hace que podamos ingresar y mantenerse en un estado bueno de salud.

Lo que debes tener en cuenta

            Fruta entera o picada en lugar de jugos

            Beber agua en lugar de refrescos con azúcar o edulcorante añadido

            Evitar las bebidas gaseosas de dieta y reemplazarlas por refrescos naturales con bajo dulce natural o sin dulce (iniciar la transición)

            Elaborar postres con endulzantes naturales como los dátiles, plátano.

            Realzar el sabor de algunas preparaciones con canela en polvo, esencia de vainilla.

Aparte de la stevia, ¿qué otro endulzante podemos usar sin dañar nuestro organismo?

Podemos encontrar endulzantes naturales con calorías o sin calorías.  Fruto del monje, miel de maple, panela, azúcar de coco, xilitol, miel de yacón, dátiles, entre otros, estos son los que se ajustan a ser más saludables y menos procesados.

La clave es la moderación

Al elegir sustitutos para el azúcar, vale la pena ser un consumidor informado y diligente. Los edulcorantes artificiales y los sustitutos del azúcar pueden ayudar a controlar el peso, la diabetes y otras, pero no son una solución mágica y solo deben usarse con moderación.

Los alimentos industrializados sin azúcar no están libres de calorías, por lo que aún pueden causar aumento de peso y desequilibrio en nuestra salud.

Tener en cuenta que los alimentos procesados, que a menudo contienen sustitutos del azúcar, generalmente no ofrecen los mismos beneficios para la salud que los alimentos integrales, como las frutas y las verduras.

Te puede interesar: