Tener sexo con tu mejor amigo parece placentero al principio, pero a mediano o largo plazo pueden presentarse secuelas que afecten los lazos de la amistad.
Tener sexo con tu mejor amigo parece placentero al principio, pero a mediano o largo plazo pueden presentarse secuelas que afecten los lazos de la amistad.

Adentrarse a la zona de ‘amigos con beneficios’ o ‘con derecho a roce’, resulta beneficioso para los que no quieren un , pero sí encuentros sexuales. Hacerlo no es bueno ni malo, siempre y cuando se deje claro la naturaleza de la relación. Pero la figura cambia cuando se quiere tener intimidad con el mejor amigo (a), la persona que se conoce de mucho tiempo y con quien se ha compartido alegrías, metidas de pata, tristezas y miedos. En ese caso pueden surgir muchos riesgos.

Sobre esta situación, el psicólogo y sexólogo, Christian Martínez Monge, señala que cuando una amistad cruza al plano sexual es porque en el pasado una de las partes quiso conquistar amorosamente al otro y como no se dio, ese interés se camufló bajo el concepto de mejor amigo. “Durante un tiempo la parte interesada va ganando terreno como confidente, persona de confianza, el título de buen amigo, a quien la otra persona llamará cuando se sienta solo (a), vulnerable. Un verdadero amigo no se aprovecha de esta situación para cruzar la línea de la amistad y beneficiarse con un encuentro sexual”, aclara.

TE PUEDE INTERESAR: El 77% de peruanos no usa preservativo durante el sexo

Si te encuentras entre el conflicto de las ganas y miedo de perder a tu ‘best friend’ , entérate que una vez que se cruza la línea de la amistad no hay marcha atrás. Si bien al principio será placentero, a mediano o largo plazo pueden presentarse secuelas que golpearan los lazos de la amistad.

¿Hay beneficios?

Al inicio surge la sensación de complicidad del momento, la idea de total confianza para compartir el encuentro sexual como un secreto más entre ambos. “Cuando se habla y se deja claro lo que paso; se acuerdan las emociones y cuáles serán las reglas de juego de la amistad, a mediano y largo plazo, solo en esas circunstancias, puede que el sexo haga más solida la relación de amigos. Esto, solo si ambos consideran al sexo como una de las tantas experiencias que han pasado juntos, y que no condiciona el afecto entre ambos”, explica Martinez.

Riesgos de tener sexo con tu mejor amigo

  • Los riesgos son más, por eso habrá que pensarlo bien antes de dar el paso. La más común es que una de las partes termine involucrando sentimientos y se enamore sin ser correspondido, sintiéndose desilusionado y frustrado.
  • Otra consecuencia bastante común es tergiversar la idea de amistad creyendo que al tener relaciones sexuales debe surgir una pleitesía con el amigo. Muchos toman la actitud que todo deben hacerlo juntos, hablar solo entre ellos, que son el único y mejor amigo del otro. ¡Cuidado!
  • Una de las partes puede confundir la relación y recurrir al otro solo cuando necesite contacto sexual, provocando que la contraparte se sienta usada. Usualmente también surgen celos y envidias hacia las futuras parejas del amigo en cuestión.
  • En otros casos, o como consecuencia de todo lo que se detalló antes, ocurre un distanciamiento entre los amigos, no se hablan con frecuencia, se dejan de ver. La complicidad acaba.

TE PUEDE INTERESAR