En junio, la inflación a nivel nacional fue del 1,19% y en Lima, la cifra acumulada llegó a 8,81%, la tasa más alta desde 1997, según el (INEI). Este incremento se ha hecho sentir en los bolsillos de los peruanos debido al aumento de precios en el transporte, restaurantes/hoteles y bienes y servicios diversos. En total, en este mismo mes, 426 de los 586 productos que componen la canasta familiar, registraron un alza de precios.

Este contexto de de las familias peruanas que podrían tener que recurrir a sus ahorros para cubrir este aumento; sin embargo, aún en medio de la inestabilidad económica, podríamos mantener la salud financiera de nuestro hogar y ahorrar.

Según la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS), el ahorro “es la mejor forma de conquistar metas, prevenir necesidades y enfrentar emergencias”, por ello comprometidos con la educación financiera, Andrés Uribe, experto en Finanzas de MAPFRE, siga estos consejos para ahorrar sin afectar tu calidad de vida.

Elaborar un presupuesto para planificar los gastos

Configura un presupuesto mensual acorde a tu salario. Anota los gastos fijos, tales como los servicios básicos, plan de celular, renta de departamento y otros gastos que no varían. Un porcentaje del dinero restante, lo puedes destinar al ocio, pero de manera responsable y evitando comprar todo aquello que no creas importante para que el porcentaje de ahorro no se vea afectado.

Elizabeth Warren, experta e insolvencia de la Universidad de Harvard, mencionó la que ayudar a gestionar el dinero, es decir, 50% para necesidades básicas, 30% para ocio y un 20% para el ahorro.

Comparar precios

Además del precio de combustible, también se ha notado un alza significativa en los precios de la canasta básica tanto en mercados como en cadenas de supermercados.

En ese sentido, lo más recomendable es revisar uno a uno los precios de cada producto que se vayan a adquirir y comparar entre marcas para saber qué producto es el que más conviene por su precio y calidad. Incluso sería bueno apostar por las marcas de los propios supermercados que, por lo general, son más económicas que las marcas importadas y son casi de la misma calidad.

Comprar alimentos a granel

Una opción más barata y responsable con el medio ambiente. La compra de productos frescos al peso no solo reduce la huella ecológica (menos envases y menor desperdicio de comida), sino que también es una alternativa más económica que puede dar un respiro a muchas familias.

Pagar con tarjeta de débito

Según investigadores de la Universidad Carnegie Mellon de EE.UU “las tarjetas de crédito anestesian el dolor de pagar”. Esto sucede porque como mencionan en su estudio sobre neuroeconomía, las personas “pasan la tarjeta de crédito y no parece que estén renunciando a nada para hacer la compra. Por ello, ha quedado demostrado que es mejor evitar el uso del crédito para que tengas un mayor control de tus gastos.

Invertir en fondos internacionales

Una alternativa interesante para este contexto y ahorrar a largo plazo es la inversión en fondos extranjeros. Si deseamos invertir en un activo que nos genere ganancias, se recomienda hacerlo en un fondo diversificado y global. Desde Perú, se puede invertir en Estados Unidos, Asia o Europa.

TE PUEDE INTERESAR

tags relacionadas