La periodista Najieh Gholami, de nacionalidad afgana, se conmovió tras escuchar cómo está la situación de Afganistán. (Foto: captura Twitter)
La periodista Najieh Gholami, de nacionalidad afgana, se conmovió tras escuchar cómo está la situación de Afganistán. (Foto: captura Twitter)

Un momento de fuerte emoción se vivió el fin de semana que pasó cuando la presentadora de noticias Najieh Gholami, de la cadena BBC Persian, se conmovió hasta las lágrimas por el relato de un fotógrafo afgano que contaba la situación de su país con la llegada de los talibanes.

¡Suscríbete a nuestro Café de noticias! El newsletter para que te enteres de lo importante antes que nadie, siempre a nuestro estilo

“He perdido a mi país. Los talibanes nos han quitado todo. Todo el trabajo que hicimos durante los últimos 20 años para construir nuestra sociedad civil se ha ido”, fue una de las duras frases del fotógrafo Masoud Hosseini durante la entrevista.

Najieh Gholami quedó muy afectada tras el crudo relato del fotógrafo, en las imágenes que se han viralizado muestran el momento exacto que ella intenta retomar la conducción del noticiero, pero demora varios segundos antes de hablar otra vez y cuando la hace es notorio que evita llorar ante cámaras.

Y aunque se entiende la tristeza que puede generar escuchar una experiencia tan difícil como la experimentada por el fotógrafo, se sabe que la noticia tiene un peso especial en Gholami, afgana de nacimiento que se trasladó con su familia a Irán cuando ella solo tenía 3 años. La periodista nunca ha renegado de sus raíces y siempre ha estado muy vinculada a Afganistán.

Con la toma del poder de los talibanes, la situación en Afganistán es bastante sensible. Solo en las últimas 24 horas, unas 16.000 personas fueron evacuadas desde Afganistán a través del aeropuerto de Kabul - 11.000 en vuelos militares-, según el Pentágono. Se tiene estimado terminar con las evacuaciones el 31 de agosto.

Desde que tomaron el poder en Afganistán el 15 de agosto, los talibanes intentan convencer a la población de que su régimen será menos brutal que el precedente, entre 1996 y 2001. Pero sus promesas no detienen la voluntad de miles de huir del país.

Con información de AFP