Macarena junto a su bicicleta, misma que usa para repartir toda la ropa lavada. (Foto: TN y La Gente)
Macarena junto a su bicicleta, misma que usa para repartir toda la ropa lavada. (Foto: TN y La Gente)

Macarena, una madre de 27 años y con cinco hijos, ha conmovido a todo con su sacrificada labor para mantener a su familia. Su historia de vida nace en la ciudad de Gualeguaychú, provincia de Entre Ríos, donde trabaja todos los días lavando ropa a mano y entregándola en bicicleta.

¡Suscríbete a nuestro Café de noticias! El newsletter para que te enteres de lo importante antes que nadie, siempre a nuestro estilo

La mencionada madre, según informa , se levanta todos los días a las 6 de la mañana para iniciar su jornada; primero llena de agua las tinas, prepara el jabón, el cepillo y arranca con el lavado en una superficie de su casa.

De acuerdo al citado medio, luego pone la ropa a secar bajo el sol, la plancha, la perfuma y en bicicleta la reparte. A diario recibe varios pedidos y está tan organizada que cumple con todos.

“La bolsa con 15 prendas tiene un valor de $600, pero si me traen más les hago precio”, cuenta entre risas a TN y La Gente.

De esta manera, Macarena se gana el dinero que destina para la comida y la educación de sus cinco hijos. Se sabe que, por razones de la vida, no pudo terminar la secundaria.

Sin embargo, eso no le impidió conseguir empleos como: limpiadora de casas, realizando mandados o trámites, entre otros.

Pese a la condición humilde, pero trabajadora, Macarena tiene un proyecto en mente: construir su propio lavadero y para eso necesita un lavarropas y un secarropas.

“Fui a averiguar los precios pero me es imposible comprar uno. Y ni hablar de los industriales, son inalcanzables para nosotros... Me encantaría tener mi propio lavadero, es mi objetivo en este momento. Con esto que estoy haciendo no se cuánto tiempo voy a tardar, pero se que en algún momento va a llegar”, agrega.

La jornada de Macarena termina arriba de la bicicleta y con varios kilómetros recorridos; además, cuenta que cuando se le pincha una rueda, entrega la ropa a pie.

Su pareja corta leña y la reparte en un carrito. Así sobrevive esta familia bajo voluntad, compromiso y mucho trabajo.