Monsalve abusa de su condición de testigo para volver la casa fiscal de La Picota, donde se encuentra pagando su condena, en una cómoda celda. (Foto: Revista Semana)
Monsalve abusa de su condición de testigo para volver la casa fiscal de La Picota, donde se encuentra pagando su condena, en una cómoda celda. (Foto: Revista Semana)

En la prisión La Picota de se le encontró a Juan Guillermo Monsalve, exparamilitar condenado y quien es uno de los testigos claves en el proceso que se adelanta contra el expresidente por presunto fraude procesal y compra de testigos, costosas botellas de licor, computadores y decoraciones.

Un informe de la revista Semana de Colombia afirma que Monsalve abusa de su condición de testigo para volver la casa fiscal de La Picota, en una cómoda celda en la que tiene privilegios y en donde ha sido anfitrión de fiestas.

MIRA: Elecciones 2021: La presidenta del Consejo de Ministros llevó su tampón para ir a votar

Así como el caso de Monsalve, se ha evidenciado abusos a la autoridad y a la justicia por parte de los criminales condenados que se encuentran en cárceles de todo Colombia.

Los parapolíticos

La parapolítica es el escándalo que estalló en el 2006, donde decenas de congresistas, alcaldes y gobernadores fueron condenados por sus vínculos con los grupos que conformaban las Autodefensas Unidas de Colombia y que para ese momento ya habían iniciado el proceso de desmovilización.

En 2010 varios medios de comunicación revelaron que estos presos tuvieron acceso a comida fresca de mar, botellas de whisky Sello Azul, gimnasios y constantemente los visitaban masajistas. (Foto: Revista Semana)
En 2010 varios medios de comunicación revelaron que estos presos tuvieron acceso a comida fresca de mar, botellas de whisky Sello Azul, gimnasios y constantemente los visitaban masajistas. (Foto: Revista Semana)

La mayoría de parapolíticos condenados, terminaron en La Picota ubicada en Bogotá y que se divide por pabellones. En el pabellón Ere (establecimiento de reclusión especial) Sur, terminó siendo conocido como el pabellón de los parapolíticos.

Asimismo, en 2010 varios medios de comunicación revelaron que estos presos tuvieron acceso a comida fresca de mar, botellas de whisky Sello Azul, gimnasios y constantemente los visitaban masajistas.

La corrupción en el centro de reclusión y de sus autoridades permitió que los ‘parapolíticos’ en La Picota hicieran una fiesta de cumpleaños al exsenador Juan Carlos Martínez, donde hubieron 34 invitados y la reunión se prolongó por casi dos días, según el periódico El Tiempo.

Por su parte, funcionarios y empresarios condenados por corrupción también han protagonizado escándalos de este tipo. En 2014 la W Radio reveló los lujos que tenían Manuel Nule y Mauricio Galofre en la penitenciaría El Bosque de Barranquilla, ambos condenados por el ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá.

Cada uno tenía su propia habitación y su baño propio. En el cuarto tenían aire acondicionado, televisor de pantalla plana con televisión por cable, un closet pequeño repleto de productos importados, reservas de comida, una nevera y una pequeña mesa donde tienen los computadores y libros. Al fondo de la casa estaba la cocina acondicionada con modernos accesorios, ollas y electrodomésticos y tenían hasta una chef que les hacía la comida todos los días.

En su momento el director regional del Inpec, el coronel Carlos Julio Pinedo, le dijo a la W que estos privilegios o lujos “están estipulados en la resolución 003836 del 22 de noviembre del 2013 en el que se les está permitido tener un televisor, una nevera y una persona que les cocine y las comodidades en sus cuartos”.

Pero los Nule en su paso por Bogotá precisamente por La Picota en 2012, le encontraron botellas de ron, dinero, celulares, un iPad y una consola de PlayStation, objetos que el Inpec les decomisó.

En Colombia recordaron a Pablo Escobar y su breve paso por La Catedral, una prisión que él mismo acondicionó en las montañas de Envigado (Antioquia).  (Foto: EFE)
En Colombia recordaron a Pablo Escobar y su breve paso por La Catedral, una prisión que él mismo acondicionó en las montañas de Envigado (Antioquia). (Foto: EFE)

Medios de comunicación en Colombia recordaron a Pablo Escobar y su breve paso por La Catedral, una prisión que él mismo acondicionó en las montañas de Envigado en Antioquia para tener todos los privilegios en medio de su “condena” y así evitar la extradición a Estados Unidos.

Asimismo, canchas de fútbol, gimnasio, cascadas naturales, ventanales amplios con vistas de ensueño, cuadros decorando las paredes, eran algunas de las comodidades que disfrutaba el narcotraficante.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR