Antes de la negativa de la Anvisa, el pasado 29 de abril, el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Brasil había otorgado el aval para la comercialización de la Sputnik V en el país. (Foto: JUAN MABROMATA / AFP)
Antes de la negativa de la Anvisa, el pasado 29 de abril, el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Brasil había otorgado el aval para la comercialización de la Sputnik V en el país. (Foto: JUAN MABROMATA / AFP)

El Gobierno de Brasil reiteró este lunes el interés por adquirir la vacuna rusa contra el coronavirus Sputink V para incluirla en el ambicioso Plan Nacional de Inmunización (PNI) y expresó su deseo para que las autoridades reguladoras del país consigan superar el impasse con el fabricante y avalar su uso.

En un comunicado conjunto, los Ministerios de Relaciones Exteriores y de Salud de Brasil indicaron que siguen “acompañando el diálogo” de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador) con el Fondo Ruso de Inversión Directa y el estatal Instituto Gamaleya, responsables por la Sputnik V.

La Anvisa fue obligada en abril por la Corte Suprema de Brasil a dar una respuesta en un plazo máximo de treinta días sobre el pedido para el uso en carácter de emergencia -previsto para grupos prioritarios y sin comercialización- del inmunizante ruso, pero el ente regulador negó la solicitud por falta de más documentación.

La Dirección Colegiada de la Anvisa, que tomó la decisión por unanimidad de sus cinco miembros, consideró que además de la falta de documentación, sus técnicos encontraron adenovirus con una mayor frecuencia de réplica en las muestras analizadas, razón por la cual se necesitaría de más detalles por parte del fabricante.

Los ministerios citaron que existen “excelentes relaciones” entre Brasil y Rusia, “inclusive en el contexto del enfrentamiento a la covid-19”, y por eso confían que se puedan “esclarecer las dudas” en relación a la vacuna “incluyendo la provisión de la documentación adicional solicitada”.

En ese sentido, apuntó el comunicado, la aprobación puede llegar a través de “un nuevo pedido de importación o en el proceso de solicitud del uso en carácter de emergencia que sigue en análisis”.

“Seguiremos dispuestos a apoyar el diálogo en curso, siempre respetando la autonomía de la Anvisa, de modo que la Sputnik V, en el momento en que su uso sea aprobado en Brasil, venga a reforzar el PNI contra la covid-19”, subrayaron los ministerios.

Los nueve estados del Consorcio del Nordeste, encabezados por Bahía, Piauí y Maranhao, tuvieron el aval del Comité Científico de esa región, para la compra de 37 millones de dosis de Sputnik V y otros cinco, liderados por Paraná (sur), también tienen acuerdos con la farmacéutica Uniao Química, la importadora local de la vacuna.

Antes de la negativa de la Anvisa, el pasado 29 de abril, el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Brasil había otorgado el aval para la comercialización de la Sputnik V en el país, aunque esa condición solo es válida acompañada del certificado de uso de emergencia o registro definitivo entregado por el regulador.

Falta de vacunas

Brasil, uno de los tres países más afectados por la covid-19 en el mundo junto a Estados Unidos e India, superó este lunes más de 408.000 muertes y acumula 14,7 millones de casos confirmados.

A pesar de casi sesenta millones de dosis distribuidas y 43,2 millones aplicadas, el gigante suramericano ha inmunizado con dos dosis solo al 6,5% de su población y algunas localidades han tenido que suspender la vacunación por falta de inmunizantes.

En el país se utilizan las vacunas Coronavac, del laboratorio chino Sinovac y el público brasileño Butantan, que responde por casi el 90 % de la vacunación, y la Covishield, del anglo-sueco AstraZeneca y la universidad británica de Oxford en asocio con la estatal brasileña Fiocruz.

Este martes comenzarán a ser aplicadas las primeras dosis importadas de la vacuna Cominarty, del consorcio estadounidense-alemán Pfizer-BionTech.

Fuente: EFE