El Gobierno de Serbia ha prometido que pagará el equivalente a 25 euros (unos 30 dólares), el cinco por ciento del salario medio, a todos los ciudadanos mayores de 25 años que se hayan vacunado contra el hasta el 31 de mayo. Esto ocurre como premio a su “responsabilidad”.

Hemos considerado cómo premiar a las personas que hayan mostrado responsabilidad y decidimos conceder una ayuda financiera adicional a los que se hayan vacunado”, declaró hoy el presidente del país, Aleksandar Vucic.

El jefe del Estado confió en que para finales de mayo al menos el 55 % de los siete millones de habitantes del país hayan recibido ya al menos una dosis de alguna de las vacunas que se usan: Pfizer/BioNTech, AstraZeneka y Moderna, así como la rusa Sputnik V y la china Sinopharm.

Hasta la fecha, el 22 % de la población ha sido inoculada ya con las dos dosis, un porcentaje muy por encima del 9 % en la Unión Europea.

Vucic afirmó que no se pueden adoptar “medidas discriminatorias negativas contra aquellos que no quieren recibir vacunas”, aunque calificó esa decisión de “irresponsable y egoísta”, y anunció que sí habrá recompensas para quienes se inmunicen.

Así, por ejemplo, a los trabajadores públicos se les descontará la parte proporcional del sueldo los días que estén de baja si contraen el COVID-19, algo que no se aplicará a los vacunados.