India anunció este sábado más de 400.000 casos nuevos de en 24 horas, una cifra mundial sin precedentes, cuando el gigante asiático se dispone a vacunar a sus cerca de 600 millones de adultos pese a la escasez de inyectables.

Actualmente en primera línea de la pandemia junto a Brasil, India registró 401.993 nuevos contagios en las últimas 24 horas, anunció el ministerio de Salud. En abril, el país de 1.300 millones de habitantes detectó unos siete millones de casos.

Los 3.523 nuevos decesos anunciados el sábado elevan el total a 211.853 fallecidos, aunque muchos expertos estiman que las cifras reales son superiores.

Aunque la vacunación se abrió a todos los adultos, varios estados, como Maharashtra y Nueva Delhi, ya advirtieron de la escasez de viales y que la extensión de la campaña podría generar disputas administrativas, confusión en los precios y problemas técnicos.

Hasta ahora, se han administrado unos 150 millones de vacunas en India, es decir al 11,5% de la población, y unos 25 millones de habitantes recibieron sus dos dosis.

Las filas de espera aquí son enormes y la gente no para de pelearse”, declaró Jayanti Vasant, en un concurrido centro de inoculación de Bombay.

En Delhi, un centenar de personas se agolpaba a las puertas de uno de los pocos hospitales que proponen dosis para menores de 45 años. “Hay tanta gente que enferma (...) Solo queremos estar aquí lo antes posible”, dijo Aadya Mehta, de 25 años.

La ayuda internacional prometida por más de 40 países empezó a llegar esta semana a India, donde unos saturados hospitales necesitan camas, oxígeno y medicamentos.

Al menos 16 pacientes de COVID-19 y dos enfermeras perecieron el sábado en el incendio del hospital donde se encontraban en Bharush, en el estado occidental de Guyarat.

Un paciente respira con la ayuda de oxígeno provisto por un Gurdwara, un lugar de culto para los sijs, debajo de una carpa instalada a lo largo de la carretera en medio de la pandemia del coronavirus COVID-19 en Ghaziabad el 1 de mayo de 2021. (Sajjad HUSSAIN / AFP).
Un paciente respira con la ayuda de oxígeno provisto por un Gurdwara, un lugar de culto para los sijs, debajo de una carpa instalada a lo largo de la carretera en medio de la pandemia del coronavirus COVID-19 en Ghaziabad el 1 de mayo de 2021. (Sajjad HUSSAIN / AFP).

“Maratón de oración”

La crítica situación en India aviva la pandemia en el mundo, donde más de 151 millones de personas se contagiaron y más de 3,18 millones murieron desde finales de 2019, según un balance de la AFP realizado el sábado.

Brasil registró el viernes 2.595 decesos por covid-19, lo que eleva el total de abril a 82.266, su segundo récord mensual desde el inicio de la pandemia, según cifras del ministerio de Salud.

En total, 403.781 personas murieron en este país de 212 millones de habitantes, el segundo más enlutado del mundo solo por detrás de Estados Unidos (más de 575.000 muertos).

La lentitud en la vacunación y las deficiencias en la gestión del gobierno de Jair Bolsonaro, quien minimizó pandemia, son señalados como causas importantes del desastre humano y sanitario en Brasil.

También en Latinoamérica, Ecuador reportó el viernes un récord mensual de más de 53.000 nuevos casos en abril. Y, en Argentina, el toque de queda nocturno se prolongó durante tres semanas en Buenas Aires y su periferia por el aumento de casos.

En Roma el papa Francisco inicia este sábado un “maratón de oración” por el fin de la pandemia, y Europa y Estados Unidos esperan este verano boreal pasar página gracias a una progresión de la vacunación.

Estados Unidos vacunó completamente a cien millones de personas, según las autoridades sanitarias y el viernes, los parques de atracción de Disneyland en California reabrieron sus puertas al público.

La vacuna también llega poco a poco a los lugares recónditos o afectados por la guerra. Este sábado, comenzaron a inyectarse las primeras dosis en la región siria de Idlib, último bastión yihadista y rebelde del país.

Personal sanitario inocula a una mujer con la vacuna contra el coronavirus de Covaxin en un hospital de la India. (Foto de Arun SANKAR / AFP).
Personal sanitario inocula a una mujer con la vacuna contra el coronavirus de Covaxin en un hospital de la India. (Foto de Arun SANKAR / AFP).

“Sensación de libertad”

Mientras, en Europa, que superó los 50 millones de casos y el millón de fallecidos, varios países iniciaron una flexibilización progresiva de las restricciones.

Esto me da la sensación de recuperar la libertad”, dijo Clara Nogueira, que hace cola para asistir a un concierto-test en Braga, noroeste de Portugal. El país inició este sábado su última etapa de desconfinamiento.

Polonia inicia por su parte la desescalada con la autorización de una parte de actividades deportivas, al igual que Ucrania, donde los bares y centros comerciales abrieron sus puertas, antes de la vuelta a clase en las escuelas el miércoles.

Con la reactivación de la vida económica y social, los países esperan impulsar sus golpeadas economías. El PIB cayó un 1,7% en Alemania en el primer trimestre, un 0,4% en Italia y un 0,5% en España.

Rusia por su parte decretó diez días de feriado del 1 al 10 de mayo para luchar contra el virus.

Los efectos colaterales del COVID-19 siguen apareciendo o confirmándose. El Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó que las madres se han llevado la peor parte del funesto impacto económico de la pandemia y se han visto más afectadas por los cierres o reducción de actividad de las empresas y han debido cargar además con una mayor carga de trabajo en los hogares.

Fuente: AFP