La India contabilizó este martes menos de 200.000 contagios por , una cifra que no se registraba desde hace 41 días a mediados de abril, y la tasa de mortalidad bajó de las 4.000 diarias después de que ayer superase el umbral de los 300.000 fallecidos desde el inicio de la pandemia.

Con un total de 196.427 positivos en las últimas 24 horas, el país asiático dejó atrás la barrera de los 200.000 casos diarios por primera vez desde el pasado 14 de abril, cuando lo peor de la pandemia estaba aún por venir, y se aleja de las más de 400.000 alcanzadas en pleno pico de infecciones a principios de mayo.

Mientras, las muertes cayeron hasta las 3.511 en la última jornada, casi un millar de fallecidos menos que ayer, cuando se cruzó la barrera de los 300.000 decesos en la India desde el inicio de la pandemia, tras varias semanas superando las 4.000 muertes diarias.

En términos absolutos, la cifra de infecciones ascienden a los 26,9 millones y la de fallecidos a los 307.231 desde que se empezó a detectar el virus en el país, según el último parte emitido por el Ministerio de Salud indio.

Esta bajada en las cifras se pudo percibir sobre todo en el estado occidental de Maharashtra, que tras concentrar durante tres días consecutivos más del 25 % de las muertes diarias, en las últimas 24 horas notificó un total de 592, mientras la cifra de casos superó levemente las 22.000 tras un pico de casi 70.000.

Nueva Delhi sigue mostrando también signos de recuperación tras reportar 1.550 nuevos positivos y 207 decesos, el recuento más bajo desde el pasado 27 de marzo, cuando esta segunda ola en la India esta solo en su fase inicial.

Por su parte, la campaña de vacunación experimentó una ligera subida en el número de inoculaciones en la última jornada, que alcanzaron los 2,4 millones, después de que ayer se administrasen menos de un millón de dosis.

En total, casi 200 millones de beneficiarios han recibido al menos la primera dosis de Covishield de AstraZeneca, que fabrica el Instituto Serum de la India (SII); de Covaxin, del laboratorio indio Bharat Biotech; y de la vacuna rusa Sputnik V.

Sin embargo, estos datos no garantizan el objetivo inicial marcado por las autoridades indias de inmunizar a 300 millones de personas antes de julio, ya que poco más de 43,2 millones de personas han recibido las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19.

India con 1.350 millones de habitantes empezó el pasado 1 de mayo la vacunación del grupo de población de entre 18 y 44 años. No obstante, varias regiones reportaron severos problemas para iniciar esta nueva fase ante la escasez de dosis.

Fuente: EFE