Una británica de 91 años, que en diciembre se convirtió en la primera persona de un país occidental en recibir una vacuna aprobada contra el para su uso masivo, afirmó esta semana su orgullo de “haber puesto la pelota en juego”.

Sonriente ante las cámaras, Margaret Keenan recibió la inyección de la vacuna desarrollada por Pfizer/BioNTech, primera aprobada en el Reino Unido, el 8 de diciembre de 2020, casi una semana después de que se le diera luz verde en la nación.

La imagen de la anciana con el rostro cubierto por una mascarilla y una camiseta azul con un pingüino apareció en los medios de todo el mundo.

En una videoconferencia realizada esta semana con Simon Stevens, director general del Servicio Nacional de Salud británico, el NHS, esta abuela de cuatro nietos animó a los reticentes a vacunarse.

Le digo a todo el mundo que vaya porque es lo mejor que he hecho. Espero que todo el mundo se presente”, afirmó, asegurando a quienes temen a las inyecciones que “no se siente nada en absoluto”.

Estoy muy orgullosa de haberlo hecho, de haber sido la primera y de haber puesto la pelota en juego”, añadió Keenan.

Margaret Keenan (centro), de 90 años, es aplaudida por el personal cuando regresa a su sala después de convertirse en la primera persona en recibir la vacuna Pfizer-BioNtech en el Hospital Universitario de Coventry, en el centro de Inglaterra, el 8 de diciembre de 2020. (Jacob King / POOL / AFP).
Margaret Keenan (centro), de 90 años, es aplaudida por el personal cuando regresa a su sala después de convertirse en la primera persona en recibir la vacuna Pfizer-BioNtech en el Hospital Universitario de Coventry, en el centro de Inglaterra, el 8 de diciembre de 2020. (Jacob King / POOL / AFP).

Ir de vacaciones

Tras recibir su segunda dosis, “Maggie” confiesa que ahora tiene muchas ganas de “irse de vacaciones”.

La nonagenaria, propietaria de una joyería que se jubiló hace solo cuatro años, elogió a los médicos y enfermeras del NHS por su participación en la campaña de vacunación.

Es increíble lo que han hecho”, dijo la anciana, que vive en Coventry, en el centro de Inglaterra.

El Reino Unido, país con el mayor número de víctimas mortales de Europa por la pandemia de COVID-19, más de 127.000, ha llevado a cabo su campaña de vacunación a una velocidad vertiginosa.

El gobierno ya cumplió a mediados de abril su principal objetivo de ofrecer una primera dosis a todos los mayores de 50 años, los enfermos más vulnerables, el personal sanitario y otros cuidadores.

Ahora se propone haber ofrecido al menos una dosis a todos los adultos a finales de julio.

Ya se han administrado más de 43,9 millones de vacunas en el Reino Unido (de Pfizer/BioNTech, AstraZeneca/Oxford y Moderna) y uno de cada cinco adultos ha recibido ya las dos dosis necesarias.

Por turnos de edad regresiva, el NHS invita a todos los residentes por carta y mensaje de texto a pedir cita para vacunarse en las más de 1.600 instalaciones habilitadas, entre las que se encuentran catedrales, mezquitas y otros templos, pero también museos, cines o estadios.

Fuente: AFP