Foto referencial. Para comprar un par de zapatillas en Venezuela se requieren 6.746 horas de trabajo si es que se gana el sueldo mínimo. (Mohd RASFAN / AFP)
Foto referencial. Para comprar un par de zapatillas en Venezuela se requieren 6.746 horas de trabajo si es que se gana el sueldo mínimo. (Mohd RASFAN / AFP)

Un estudio ha revelado cuánto en promedio debe trabajar una persona en para poder comprarse un par de zapatillas teniendo en cuenta el sueldo mínimo y los precios de los calzados en 10 países de la región.

El análisis comparativo, hecho por la consultora privada (Argentina), concluye que para comprar un par de zapatillas en Venezuela se requieren 6.746 horas de trabajo; en Argentina, 94 horas y 55 minutos, y en Perú, 66 horas con 22 minutos; mientras en el otro extremo en Uruguay se requieren 47 horas y 30 minutos; y en Chile 32 horas y 28 minutos.

MIRA: La libertad de prensa se deteriora en América Latina, según ranking internacional

“La comparación, sin embargo, toma ingresos mensuales mínimos de USD 2,50 para Venezuela, una cifra que se asume suele ser complementada con ingresos informales”, recoge una nota del medio argentino .

En el estudio también se detalla que para el caso de la compra de un jean en Venezuela se requieren 3.950 horas, en Argentina 83 horas y 36 minutos, mientras en el otro extremo en Ecuador se requieren 34 horas y 48 minutos y en Chile 29 horas y 28 minutos.

En el caso de la compra de una chompa en Venezuela se requieren 3.000 horas, y en Argentina 59 horas 55 minutos, mientras en el otro extremo en Ecuador se requieren 21 horas 36 minutos y en Chile 19 horas 48 minutos.

Damián Di Pace, de Focus Market explicó a Infobae que en el caso de Argentina “si bien el salario va ganando terreno frente a los diferentes ajustes de tramos paritarios, su poder adquistivo en términos de compra de indumentaria y calzado no logra compensar la suba de precios en el mercado interno”.

“Para el aumento de precios en indumentaria y calzado hay más de un motivo. El algodón en medio de la pandemia no se conseguía, los insumos tuvieron pérdidas de stock, el flete desde hacía tuvo incrementos de hasta 500%, la incertidumbre de la apertura de locales llevó a que la producción se efectúe con bajo volumen para las temporadas primavera-verano y otoño e invierno y como si fuera poco cerraron muchas empresas del sector”, agregó.

Con información de Infobae