Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

Ganamos por penales 5-4 a Uruguay y celebremos. A mí no me hablen de merecimientos, porque de eso uno no vive

El Bombardero nos trae su análisis del emocionante encuentro entre la selección peruana y Uruguay por la Copa América.

Perú venció 5-4 a Uruguay por penales y pasó a las semifinales de la Copa América 2019
Perú venció 5-4 a Uruguay por penales y pasó a las semifinales de la Copa América 2019
Perú venció 5-4 a Uruguay por penales y pasó a las semifinales de la Copa América 2019

Del saque somos carnecita. .. Así se juega. Eliminamos a un grande de América y que venga Chile, porque hay una espinita desde el 2015, que ya es tiempo de cobrarla. No hubo buen fútbol, pero sobraron huevos, garra, coraje, raza y temperamento. No nos colgamos del arco, tampoco nos sometieron ni mucho menos bailaron. Ganamos por penales 5-4 a Uruguay y celebremos. A mí no me hablen de merecimientos, porque de eso uno no vive. A veces con actitud y pequeños detalles sacas adelante los partidos. Tres goles bien anulados por el VAR. Tres posiciones adelantadas. Gracias a la tecnología, porque el línea o árbitro nos metían el dedo. Sí, señores...

¿Quién te va a reprochar algo si te sacas la mela en la cancha? Nadie. Puedes perder, pero nunca dejar de pelear y luchar. Venir de un 5-0 era complicadísimo porque pasan muchas cosas por la cabecita. Pero lo de Brasil quedó archivado y la gente supo estar concentradita. Esto que sirva para hacernos más fuertes. No para inflarnos, porque vivimos en un mundo de alfileres. Pedíamos entrega y todos quedamos conformes. El resultado que no nos ciegue. Hay varios que no están en su verdadero nivel y eso se nota. Curuju...

El orden y comportamiento defensivo ha sido clave. Pedro Gallese se demostró a sí mismo cuánto vale. El éxito radica en levantarse de cada roca que se te cruza en el camino. El sábado fue villano. Ayer héroe, porque sus guantes nos regalaron una inmensa alegría. Es increíble que Carlos Zambrano no haya ido al Mundial de Rusia. Ha disputado tres partidos (Venezuela, Bolivia y el choque de ayer) y solo nos han hecho un tanto y de penal. Se fajó con Luisito Suárez y Edinson Cavani. Es el más regular del torneo. Muy bien acompañado por Luis Abram. Impecable el central de Vélez. Impasable por arriba y por abajo. Las bandas no pasaron muchos apuros. Luis Advíncula, con su rapidez, cubrió su banda, aunque no subió ni hizo daño en ataque. Miguel Trauco empezó impreciso, la entregaba mal, pero luego se enchufó y mejoró con su zurda y en la marca. Así es...

Lo de Yoshimar Yotún es preocupante y desesperante. Es la salida del equipo y falla demasiado. Tiene que corregir urgente ese tema porque hemos tenido suerte cuando nos agarraron mal parados. Si está fino, se ven paredes y elaboración. Renato Tapia voluntarioso y preciso en las coberturas. Contagia su actitud. André Carrillo brilló por su pelo dorado. No hizo el recorrido ni le dio una mano al ‘Rayo’. Quiero pensar que es por su falta de ritmo. No picó, no desbordó ni creó zozobra con su habilidad. Y se lo pongo porque sé que puede dar 200 por ciento más. ¿Y Christian Cueva? Se quedó encerrado en su lámpara. No es solución en la generación. Chispazos a cuentagotas. Más es lo que reclama al juez y lo que conversa y se ríe con los rivales. Edison Flores clavó el quinto remate en la ‘ruleta rusa’ y suficiente. Se soltó más cuando cambiaron a ‘Aladino’. Rexuxa...

Paolo Guerrero es un gladiador. Es la bandera peruana corriendo y planchando de un lado a otro. Es un canto al esfuerzo. Solito pepea y se la rebusca. Guapea, ordena, presiona, retrocede, chambea a los de negro y tiene aire para ir a chocar al área. Solo falta que centre y él mismo cabecee. Los cambios estuvieron acertados. ‘Canchita’ es la revelación de esta selección. Dio frescura. La tocó en el piso y con seguridad. Y sobre todo, piloteó para rotar el balón. Así los adormecimos. La ‘Pulga’ se mostró, movió y algo que es su sello, no se chupó. Estoy emocionado. Mañana vuelvo más tranquilo. Déjenme relajarme con unas caipirinhas. Y no va a ser... Me voy, soy fuga.

Cargando siguiente contenido

Portada