Alan García, Odebrecht y más en ‘Piqueítos’ de El 'Búho'

Nuestro columnista nos habla de lo último de lapolítica peruana

Alan García

Alan García responde sobre su relación con Odebrecht.

Alan García responde sobre su relación con Odebrecht.

Este Búhose imagina que la coyuntura política se asemeja a la recordada feria Mistura, donde los políticos que están en la ‘pomada’ han puesto su stand para competir con los más afamados chefs peruanos: Alan García, con mandil blanco, ofrecía búfalo salado de Manaos al horno con salsa chimichurri en lata marca Odebrecht. El ‘Mudo’ Castañeda hizo trafa y ofreció anticuchos pasados y agrietados del bypass 28 de Julio. Alejandro Toledo, de incógnito, se disfrazó de ‘Choledo’ y decepcionó a la rugiente clientela, que llegó por su turrón de Cabana y lo encontraron privado con un tufazo en plena mañana. Ollanta recibió al público con comida selvática de Madre Mía, pero se le quemaron sus truchas evisceradas del Huallaga y se saló su ‘sangrecita’ condimentada con pólvora en vez de pimienta y una copita de masato ‘Capitán Carlos’. Sé que con estos ‘Piqueítos’ se les hace agua la boca, así que sin más preámbulos les digo, como el ‘Chato’ Barraza, ¡A comeerrrr!

TIEMBLAN POR ODEBRECHT: Muchos políticos de altísimo nivel, exministros de Estado, funcionarios públicos, alcaldes, presidentes regionales y empresarios no podían dormir y tenían pesadillas a causa de una fecha particular: el ‘primero de junio’. Ayer se suponía que los testimonios de 78 funcionarios de Odebrecht, acogidos a la ‘delación premiada’, iban a hacerse públicos. Sin embargo, transcurrido ya el día, respiran más tranquilos, pues sus delaciones y ‘tiradas de dedo’ no serán públicadas, aunque sí entregadas a los fiscales anticorrupción, quienes deberán mantener estas revelaciones en reserva. ¿Por qué tanta consideración con corruptos de siete suelas que merecen el escarnio popular?

LA FOTONOVELA DE ALAN: La foto de Alan García en una mesa con Marcelo Odebrecht e Ignacio Lula da Silva ha suscitado tremenda broncaza y ha puesto en ‘trompo’ al aprista. Según el medio que la publicó, esa imagen se tomó en una reunión en Manaos, en junio del 2010, cuando un día antes el Gobierno firmó una adenda millonaria a favor de la empresa brasileña. García respondió con furia y sostuvo que esa reunión se realizó en el 2009 en Lima, en el Swissotel, durante una reunión bilateral con autoridades brasileñas. ¿Quién miente? Lo único que puedo decir es que Alan no reveló todas las reuniones que tuvo con el hoy encarcelado ‘corruptor mundial’, a quien llamaba su ‘gran amigo’. Lo curioso de esa foto es la intensa mirada de ‘don Marcelo’ al entonces mandatario peruano, que está con pose de castigador.

Alan García

Alan García

NO ES APOLOGÍA, ES ASESINATO: Este columnista se indigna por el vil asesinato de dos efectivos policiales emboscados en Huanta. Los agentes del escuadrón de resguardo de carreteras fueron cruelmente acribillados a plena luz del día. Los responsables son miembros de las columnas narcosenderistas que han hecho del terror su mayor cortina para dedicarse al vil narcotráfico. Los senderistas y narcos se dan la mano y mantienen la cobarde estrategia de emboscar mortalmente a las fuerzas del orden, que les asestan duros golpes incautando toneladas de droga listas para ser embarcadas al extranjero. Pero mientras los senderistas siguen asesinando policías en esa zona, sus ‘camaradas’ del Movadef marchan ¡escoltados por la policía! por las calles de Lima, con carteles del líder senderista Abimael Guzmán. Increíble.

VIEJO CON INFLUENCIAS: Todavía no cierran las heridas de la familia y amigos del editor televisivo José Yactayo y ya han recibido un nuevo golpe, esta vez del Poder Judicial. Según el ‘viejo’ Aldo Cáceda Benvenuto, que llegó a Lima y acudió al Poder judicial, él ‘no sabía nada, no estaba al tanto de nada’. Solo manejó el carro donde su protegido ‘Willy’ iba regando las partes del cuerpo cercenado del periodista. ¿Alguien puede creer eso? En plan de ‘divo’, se mostró prepotente y hasta agresivo con la prensa. Llegó y se fue, altanero, a su casa. ¿Dónde está la justicia? Apago el televisor.