No te pierdas esta columna del Búho.
No te pierdas esta columna del Búho.

Este Búho, a un mes de las elecciones presidenciales, cree que vale la pena recordar cómo se definió la recta final de la última elección entre PPK y Keiko Fujimori, especialmente en el debate, donde este columnista estuvo presente y fue testigo en vivo y en directo en ese auditorio piurano. Para muchos analistas, el acciopopulista Yonhy Lescano está a un paso de la segunda vuelta y solo falta definir quién lo acompañará. ¿'Porky’ López Aliaga?, ¿Keiko?, ¿Forsyth?, ¿Verónika?, ¿Hernando de Soto? La verdad es que aún nada está dicho, pues un mes es una eternidad en un país donde los electores definen su voto una semana antes o a veces el mismo día de los comicios. Tal vez esto les puede servir a los candidatos.

En el primer debate en Piura, el 2016, PPK tuvo un discurso más técnico, pero la ‘China’ se mostró más enérgica, con la voz más firme y un mejor manejo de escena. A muchos peruanos les atraen los líderes con voz de mando. Por eso, en el 2011 una gran parte de los electores votó por Ollanta Humala, convencidos de que, por ser un militar, impondría orden en el país y derrotaría a la delincuencia. Nada de eso pasó con ‘Cosito’. Cuando el ‘Gringo’ hablaba, lo hacía lento, sin mucho empuje, aunque a la mitad del debate mejoró un poco. Keiko se dedicó a calificar a PPK como un millonario enemigo de los pobres y aliado de los banqueros, los empresarios y las AFP. ‘Usted entregó el gas a dedo a sus amigos de Hunt’, disparó. También subrayó más de una vez que, mientras ella trabajaba duro en la campaña recorriendo el Perú, su contrincante se fue ocho días a Estados Unidos. Se presentó como la defensora de los pobres. Su estrategia fue la continuación de la campaña que sus voceros venían haciendo desde hace semanas, pues se referían al rival como ‘Mister Kuczynski’, lo que, al parecer, según las encuestas, les estaba dando buenos resultados.

El ‘Gringo’ contragolpeó recordando la enorme corrupción que hubo en el gobierno de su padre Alberto Fujimori. También hizo hincapié en la cercanía de Keiko con el cuestionado financista de su partido, Joaquín Ramírez, investigado por la justicia peruana desde hace años y también por la DEA. Lanzó un jab al hígado de Keiko cuando le recordó: ‘Hubo mucha corrupción en el gobierno de su padre, por eso está preso’.

Durante el debate, Keiko habló de la inseguridad ciudadana ante un pasmado PPK. Era un tema crucial para todos, pero no estaba en la agenda. La mayoría de la gente esperaba que sea tratado, pues desconocían el acuerdo de ambos contrincantes de que sería discutido el siguiente domingo en Lima, en el segundo debate. Al ver a Keiko recordé a su padre, quien en el debate de 1990 ante Mario Vargas Llosa mostró una actitud agresiva, siempre al ataque, mientras que el desconcertado escritor trataba de hacer una exposición académica de ideas. Ahora el fiscal José Domingo Pérez acaba de solicitar treinta años de prisión para Keiko, acusada de lavado de activos y de pertenecer a una organización criminal. Apago el televisor.