El piloto de autos de carrera Fernando de Olazabal Schettini sería cabecilla de la organización de narcotraficantes. (Foto: Captura/América Noticias)
El piloto de autos de carrera Fernando de Olazabal Schettini sería cabecilla de la organización de narcotraficantes. (Foto: Captura/América Noticias)

Este Búho no se sorprende de que el acaudalado miembro de una familia ‘distinguida’ de Lima como Fernando de Olazábal, ‘Zeus’, esté metido en el sucio negocio del narcotráfico internacional. Recuerdo el tristemente célebre caso de la banda internacional de la droga ‘Los Camellos’, integrada por el corredor de autos y conocido empresario Bruno Chiappe. Es que en los años noventa se puso de moda que entre los jóvenes hijos de empresarios, que estudiaron en los más exclusivos colegios, algunos se convirtieran en ‘manzanas podridas’ y se dedicaran al nefasto negocio del narcotráfico.

Como ocurrió con ‘Los Gallos’, banda liderada por los hermanos Pardo, que inundaban del desquiciado polvo blanco las discotecas de las playas del sur y Miraflores. Según los investigadores, reclutaban a bellas chicas para usarlas como ‘burriers’ y llevar algunos kilos de cocaína al extranjero a cambio de miles de ‘verdes’. Uno de esos ‘burriers’ era Fernando de Olazábal, de solo 21 años.

Cuando se sintió ‘canchero’ se puso a ‘traquetear’ por su cuenta. En 1999 fue arrestado por primera vez cuando pretendió ingresar 4.5 kilos de cocaína al aeropuerto de Frankfurt, en Alemania. En el 2005 volvió a caer en el aeropuerto de Dublín, en Irlanda. Sus influencias en la diplomacia le abrían las puertas de las prisiones en el extranjero. De regreso al Perú se vuelve jefe de ‘burriers’ y llenaba a Europa de droga al menudeo, sobre todo a Alemania, desde Bolivia y Perú por la ruta de Brasil, hasta ese momento no monitoreada por la policía antinarcóticos. Cuando cayeron algunas de sus ‘mulas’ y lo delataron, las autoridades emitieron una orden de captura internacional que a la fecha se encuentra vigente y rige en toda Europa, pero el popular ‘Zeus’ se hizo humo hasta hoy.

Su nombre volvió a sonar en el 2012. Según fuentes de la Dirandro, hizo contacto con líderes de cárteles del narcotráfico, como el siniestro ‘Grupo América’ de la mano del capo Zoran, ‘Mil Caras’. El serbio famoso por tener 43 identidades, quien mandó a construir un túnel para escapar del penal Miguel Castro Castro hace menos de un mes.

Esta relación se probó en un video realizado por el grupo ‘Orión’ en el 2016. Allí los vemos conversando como dos viejos amigos a De Olazábal y el serbio Zoran, el de los dos metros de puro cinismo y maldad. Esa reunión constituyó el inicio de una alianza peligrosísima.

El peruano suministraba la droga de Perú y Bolivia, y hasta consiguió secuaces del Callao para que ‘preñaran’ los contenedores de droga. Una vez que el barco zarpaba del Callao, la ‘chamba’ era del serbio en los puertos europeos. Con esta alianza tanto ‘Zeus’ como el pelado Zoran se hacían inmensamente ricos con toneladas de droga llegada a Europa. Hasta que los sabuesos de antinarcóticos le echaron el guante. Tres cargamentos de casi una tonelada de cocaína le fueron decomisados en Paita y Lima. Cayeron sus socios chalacos, pero ‘Zeus’ desapareció del mundo.

Han pasado dos años y con el roche de su socio y su túnel se reactiva el caso de De Olazábal. El narco cometió el error de involucrar en sus sucios negocios a su esposa y a su familia. Hace unos días su pareja y su suegra fueron detenidas y acusadas de ser testaferras del susodicho. Además, le incautaron propiedades y vehículos por un monto de más de tres millones de dólares. Don Vito Corleone, ‘El Padrino’, célebre personaje de la novela de Mario Puzo, se volvería a morir en la ficción, porque para él la familia es sagrada y nunca se le involucra en los negocios turbios. Pero seguramente la justicia lo está presionando para que se entregue. Que no sea cobarde.

Apago el televisor.


TE PUEDE INTERESAR: