César Acuña. (Foto: GEC)
César Acuña. (Foto: GEC)

Este Búho mira con preocupación los sinuosos caminos que está tomando la política peruana por culpa de individuos angurrientos y ambiciosos. Realmente se extraña a hombres decentes y honrados que llegaron al poder, como el dos veces presidente Fernando Belaunde o el alcalde de Lima, Alfonso Barrantes, quienes no se enriquecieron y salieron con el mismo patrimonio de cuando ingresaron. Por eso, agarro mi ‘Espada del augurio’ de ‘Los Thundercats’ para que me permita ver ‘más allá de lo evidente’ y dar así estos ‘Pastillazos’ que tanto reclaman mis lectores.

VIZCARRA EN SU LABERINTO: Los cantos de sirena por la ‘vacancia’ de Vizcarra vienen desde mucho antes de que empresarios aspirantes a ‘colaboradores eficaces’ declararan a la fiscalía que le pagaron coimas cuando era gobernador regional de Moquegua. Desde su celda, el etnocacerista y asesino de policías, Antauro Humala, digita a Unión por el Perú, de ‘Pepe’ Vega, para ‘guillotinar’ a Martincito y le coloque la banda al ‘toca puertas de cuarteles’ Merino de Lama, el presidente del Congreso. Ya lo dije, en política no hay casualidades. La razón de fondo es liberar de la cárcel a Antauro y de paso ‘limpiar’ de su turbio pasado a Edgar Alarcón. Pero el país no está para dejarlo en manos de filibusteros de la política, el desgobierno, caos y el populismo irracional. Este columnista lo ha escrito: las denuncias a Vizcarra presentan evidencias muy serias y deben someterse a una impecable investigación fiscal que ya está en la etapa inicial, la cual determinará su responsabilidad y después del 28 de julio del 2021 tendrá que afrontar hasta una posible prisión. Pero me parece que debe seguir al frente del país en medio de una grave pandemia y un posible rebrote, tiene que impulsar la reactivación de la economía y bajo ningún motivo meter sus narices en el proceso electoral. Solo faltan cinco meses para que acabe un gobierno mediocre y, para colmo, con graves denuncias de corrupción.

CANDIDATOS COMO CANCHA: Los ojazos de este Búho se abren aún más al ver la lista de partidos que postulan a la presidencia de la República: con el anuncio de Virgilio Acuña por ‘Vamos Perú’, son 33 los precandidatos y más de 25 agrupaciones políticas que sueñan con llegar a la presidencia del Perú. Increíble. En Bolivia hubo solo 4 candidatos a las presidenciales y 2 en Estados Unidos. El partido más democrático es Acción Popular, donde cuatro precandidatos disputan ser representantes de la lampa y la votación será un militante un voto. El más rochoso: Marco ‘Cura’ Arana, del Frente Amplio. Según el dirigente Humberto Morales, Arana no solo se rehusó a convocar elecciones internas para elegir candidato, sino que suspendió a 54 dirigentes a nivel nacional acusándolos de ‘rupturistas’ porque pedían democracia, y se proclamó, mismo dictador, ‘candidato único’. Pareciera que solo le interesa sabotear la candidatura de Verónika Mendoza, de Juntos por el Perú, quien está con una intención de voto expectante, mientras que Arana, alérgico al carisma, es el más bajo del pelotón de ‘los pitufos’. Los expresidentes Fujimori, Toledo, García, Ollanta, PPK y ahora Vizcarra, o están en prisión, acusados, suicidados, con arresto domiciliario o investigados. ¿El elegido romperá el maleficio de Palacio?

ESCOPETA DE DOS CAÑONES: Leo con atención la entrevista a César Acuña en El Comercio y me pregunto: ¿cuál es el verdadero rostro del norteño? En la entrevista dice que “tenemos que seguir con este modelo económico que ha dado resultados. Tenemos que aceptar que este modelo ha funcionado y, por lo tanto, tiene que haber inversión privada. Para que haya inversión privada tiene que haber estabilidad”. ¿Pero qué clase de estabilidad puede haber si su candidata a la vicepresidencia, la ubicua toledista Carmen Omonte, ha aprobado un dictamen en mayoría en la Comisión de Reforma Especial de Pensiones que va a crear otro ‘monstruo estatal’ con poder para disponer del destino de los fondos de pensiones privados de las AFP y los de la alicaída ONP? ¿Volvemos al ‘Estado promotor’ que ya fracasó en el pasado? Un Estado que no ha podido en años siquiera poner en funcionamiento digno a nuestro sistema hospitalario, ¿podrá administrar los fondos de pensiones de todos los peruanos? ¿Para dejarlos como está la ONP? Omonte plantea que esa ‘nueva criatura’ toque los fondos privados de los aportantes de las AFP, ese dinero que es el fruto del sudor de los trabajadores que aportaron por años. Increíble este ‘sancochado’.

Apago el televisor.