Martín Vizcarra (Foto:  GEC)
Martín Vizcarra (Foto: GEC)

Este Búho, ante otra moción de vacancia presidencial a definirse hoy, no puede dejar de relacionarla con un notable tema del recordado grupo español ‘Golpes Bajos’: ‘... Son escenas olvidadas, repetidas tantas veces...’. Esa imagen es la que me proyecta esta nueva ‘jornada’ cuasi circense.

Como una letanía trato de recordar ‘esas escenas olvidadas’ porque ya son cuatro intentos de vacancia en tres años. La Constitución establece que se puede vacar a un presidente por ‘incapacidad moral permanente’.

Sin embargo, hasta eminentes juristas reconocen que es difícil enmarcar dicho enunciado en esta realidad. De eso se han aprovechado congresistas con los más variopintos y oscuros intereses para intentar ‘reemplazar’ a un mandatario mediocre por razones que son ajenas a lo que establece la Constitución.

LA ‘VACANCIA DE ANTAURO’: Si las anteriores ‘vacancias’ tuvieron como protagonistas a políticos con ‘chicharrones’ por corrupción (Keiko Fujimori, César Villanueva), esta vez el instigador de la caída de Martín Vizcarra no es ni congresista, sino un condenado por la muerte de cuatro policías, el etnocacerista Antauro Humala. Sujeto que carajea y ‘ronca’ al dueño del ‘vientre de alquiler’, Unión por el Perú, José ‘Pepe’ Vega, el mismo de los vergonzantes audios donde le pide al ‘hermanito’ César Hinostroza que ‘por lo bajo’ le resuelva un entuerto en el Jurado Nacional de Elecciones.

Cuando salga del Congreso, Vega se las verá con la justicia, pero ahora tuvo una más grande que la del Campo de Marte para presentar la moción por orden de Antauro. Otra vez escuchamos: ¿Qué pasaría si tumban a Vizcarra? Manuel Merino de Lama, de Acción Popular, será el nuevo presidente. ¿A quién le tendrá que prender velitas y le estará eternamente agradecido el tumbesino? A Antauro. Pero el militar exigirá de inmediato que lo liberen.

Ese es el pago por el ‘favor’, mientras que los congresistas que votarán por la vacancia ya tienen la promesa del ambicioso acciopopulista de postergar las elecciones por ‘emergencia sanitaria’, coronavirus y difteria. Dios nos coja confesados.

LA RESPONSABILIDAD DE VIZCARRA: Nadie le puede endilgar a este columnista ser vizcarrista. He sido muy crítico desde que se inició la pandemia porque cometió varios errores. Cuando se hicieron públicas las declaraciones de los ‘aspirantes a colaboradores eficaces’ fui claro en sostener que el mandatario debía decir la verdad y no andarse por las ramas.

Felizmente hay una fiscalía llevando la investigación de manera seria. ¿Por qué se inmiscuye el Congreso? Si el fiscal ni siquiera le ha tomado declaración y el Legislativo ya lo da por culpable. Los promotores de la vacancia están descalificados moralmente. Primero porque le dan la espalda a la mayoría del país que no quiere mayor caos.

La verdad es que la mayoría de congresistas que votarán por la vacancia sueñan con quedarse en sus escaños por lo menos un año. Lo de hoy en el Congreso es un circo romano. Apago el televisor.