El alcohol y las drogas

La Seño María y el fotógrafo Gary aconsejan detectar a alguien que esté cayendo en el mundo del alcohol y las drogas y ayudarlos. 

Adicción a las drogas

Adicción a las drogas

Adicción a las drogas

Más sobre:

Seño María

Mi amigo Gary llegó al restaurante por una sopita de pollo con mollejas y corazoncitos bien caliente para combatir el frío. De segundo, un estofado parte pierna, presa grande, con arroz blanco y ajicito molido. Al final, se tomó una jarra de anís para la buena digestión.

“María, diversos especialistas en el tema de las drogas y el consumo de alcohol revelan que está aumentando en los jóvenes cuyas edades van de los 13 a los 25 años. Eso es muy peligroso, pues esta lacra es una de las principales causas de problemas como la delincuencia, pandillaje, vagancia y violencia en los hogares.

Un adicto al alcohol o las drogas no solo es una pesadilla para su familia, sino que también es una carga para la sociedad. Me dio pena ver ayer en televisión a un amigo de la modelo Angie Jibaja, quien declaró que ella se droga en el mismo lugar donde están sus hijos menores. Su familia debería ayudarla e internarla, porque se puede hasta matar. Es fundamental que los padres protejamos a nuestros hijos, pues hoy la droga la venden hasta por Internet y se la llevan a casa por delivery.

Por eso:

- Conoce a sus amigos. Convence a tus hijos para que lleven a sus amistades a casa. Relaciónate con otros padres para detectar más rápido cualquier problema.

- Enseña con el ejemplo. Los padres son los modelos más importantes para los hijos. Demuéstrales que los problemas se superan sin consumir drogas.

- Buenas amistades. Convence a tu hijo de que frecuente lugares positivos. Hará buenos amigos y será más difícil que consuma licor, tabaco o drogas ilegales.

- Fortalece su autoestima. Expresa tu cariño y orgullo cuando elogies a tu hijo, lo mismo que cuando lo corrijas. Evita herirlo. Valora sus esfuerzos y logros.

- Habla sobre drogas. Dale información sobre los daños a la salud, económicos y legales que conllevan consumirlas. Que le quede claro que no son necesarios el alcohol ni el tabaco para el éxito social.

- Enseña a tu hijo a decir ‘no’. Fortalece su seguridad y confianza. Así no le afectará la presión de amigos para que consuma estupefacientes. Pon reglas claras en la familia sobre el uso de alcohol, tabaco y drogas ilegales.

- Fomenta actividades saludables. Haz que tu hijo practique deportes, arte, cultura u otras que le interese.

- Aprende a identificar las señales asociadas al consumo de sustancias alucinógenas. Entre otras, el cambio de amistades, comportamiento rebelde, constantes actividades fuera de casa.

- Actúa con calma, habla con tu hijo y coméntale de tus dudas sobre su posible consumo de drogas. Hay una línea de ayuda HABLA FRANCO. Llama gratis al 1815”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense

Ir a portada