Así como  Maykol Noa Meléndez, en el Perú tenemos a muchos jóvenes luchadores. (Foto: Allengino Quintana/GEC)
Así como Maykol Noa Meléndez, en el Perú tenemos a muchos jóvenes luchadores. (Foto: Allengino Quintana/GEC)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por un churrasco jugosito con papas, ensalada, rocotito y, para tomar, una limonada fresca. “María, esta pandemia está sacando lo peor de muchas personas. Gente que lucra con la muerte especulando con los precios de las medicinas y del oxígeno, políticos que buscan sacar provecho de la crisis llevando agua para sus molinos, los que se vacunaron a espaldas del pueblo.

Pero también hay gente buena que solo quiere hacer el bien, lucharla de manera limpia. Ahí están los empresarios que regalan el oxígeno, los sacerdotes que arriesgan su vida para llevarle consuelo a los moribundos por el virus, las mamitas de las ollas y los comedores populares que sacan víveres de donde nadie se espera y estiran los pocos soles que consiguen para alimentar a cientos de pobres.

Ayer conocimos a Maykol, el joven barbero de San Juan de Lurigancho que incluso sube a los cerros a cortar cabello y, con ese dinero, mantiene a su hijito y ayuda a sus padres ancianos, que son comerciantes y que por su edad no pueden salir a trabajar porque podrían contagiarse. Hace cortes tan originales que sus videos en TikTok tienen millones de reproducciones y lo siguen de otros países. Esos son los jóvenes que el Perú necesita. Muchachos luchadores, trabajadores, emprendedores y con sueños de tener una vida mejor. Que buscan progresar de manera honrada. Consejos para lograr el éxito:

  • Sueña en grande. No te conformes con lo que tienes. Busca avanzar, plantéate objetivos altos, pero no inalcanzables. Deben ser metas realistas.
  • Plantéate un tiempo prudente para lograr tus sueños. Debemos tener en cuenta que lo que vale se logra con trabajo y esfuerzo, lo que lleva tiempo. No creas que el éxito se obtiene de la noche a la mañana. Los fracasos casi siempre están presentes. Pero se trata de saber levantarse y seguir intentándolo.
  • Actualiza tus conocimientos. La clave está en estudiar siempre. En actualizar lo que aprendiste. De lo contrario, se corre el riesgo de quedarse varado al costado del camino, viendo cómo los demás avanzan.
  • Escala, pero sin pisar cabezas. Se puede progresar sin hacerle daño al resto. Tal vez tardes un poco más, pero es enorme la satisfacción de hacer las cosas bien y de forma honesta. Más bien, trata de dar una mano a quienes lo necesiten.
  • Cuida tu mente y cuerpo. Solo con salud podrás luchar con todo en la vida. Come sano, haz ejercicios, descansa el tiempo adecuado. No envenenes tu cerebro ni tu alma”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.