Peligro en las calles

La Seño María y el fotógrafo Gary dan algunos consejos a los padres para que cuiden a sus hijos en estos tiempos. 

Seño María

Peligro en las calles

Peligro en las calles

Mi amigo Gary llegó al restaurante por un aguadito de pollo con mollejas y corazoncitos, con limón y rocotito molido para combatir el frío. De segundo se pidió un seco de pollo con arrocito blanco y su agüita de cocona.

“María, los tiempos han cambiado. Hace unas décadas, los niños y adolescentes salían al barrio, al parque o a la casa de algún amiguito y sus padres los esperaban tranquilos. Hoy, un joven o una chica va a la universidad o instituto y su mamá mira a cada rato el reloj, aguardando que vuelva sin novedad. Peor es si salen a alguna fiesta, concierto de rock o reunión de amigos los fines de semana, pues sus padres se la pasan en vela por temor a que les ocurra algo malo, una pelea, un asalto o un secuestro. Pese a los peligros que hay en la calle, especialmente de noche, los jóvenes de hoy tienen poca capacidad para medir los peligros y tomar precauciones. Son muy arriesgados y esa conducta puede llevarlos a ser víctimas de accidentes de tránsito, asaltos y robos, violaciones sexuales y hasta asesinatos.

Mira lo que ha pasado en Andahuaylas, ese maldito que abusó y asesinó a dos niñas merece la pena de muerte por tanta maldad con dos criaturas indefensas. Por eso, los padres debemos cuidar más a nuestros hijos y evitar que caminen al filo del abismo.

*Procure no mandar a los niños solos a la calle, hay mucho enfermo dando vueltas. Que no vayan a comprar solos ni siquiera a media cuadra de su casa. Cuide a sus hijos como oro.

*Fortalezca su autoestima. Es la armadura que protegerá a su hijo toda la vida. Los hace capaces de manejar los conflictos y resistir a las presiones negativas.

*Sepa quiénes son sus amigos. Así sabrá con quiénes se relaciona y qué tan buenos o negativos pueden ser. Para ello, cree un hogar acogedor, conozca los nombres de sus amigos y dialogue con ellos.

*La mejor escuela de la vida es el ejemplo de los padres. Los hijos precisan más de los ejemplos que de las enseñanzas.

*La misión de los padres es orientar, esclarecer, amar, comprender, incentivar. Actuar así es darle la oportunidad a tu hijo para que se afirme en la vida.

*Es bueno que les des consejos y recomendaciones, que sepan desde muy niños que nadie puede tocar su cuerpo.

*Establece una relación de cuidado amoroso con tus hijos. Si los tratas con cariño y amabilidad, ellos serán iguales. Es fundamental que tengas una buena relación con ellos. Dales un ambiente familiar estable, afectuoso y seguro.

*Conviértete en un buen ejemplo: Debes ser honesto, justo y capaz de resolver conflictos mediante el diálogo y sin violencia ni gritos. Controla tu ira cuando sientas que te superará. Pide perdón si te equivocas”.

Mi amigo tiene razón, ya no se puede confiar en nadie.

Ir a portada