Recibe bien el Año Nuevo

La Seño María y el fotógrafo Gary nos brindan los mejores consejos para estar listos de la mejor manera a la llegada del 2019.

Seño María

Foto

Llenémonos de energía positiva para recibir este 2019.

Más sobre:

Seño María

El fotógrafo Gary llegó al restaurante por una sabrosa jalea de pescado con yucas, rocotito molido, cremitas y una jarra de agua de carambola fresquecita. “María, estamos a pocos días de cerrar este año y un sinfín de cosas se nos pasan por la mente. Creo que lo importante es tener tranquilidad y tomar las mejores decisiones. Hay que recordar que no se va a acabar el mundo, sino que empieza un nuevo ciclo, que nos debe servir para prepararnos para hacer mejor las cosas. Crecer y progresar tanto en el campo personal como profesional. Es bueno trazarse metas.

Hay mucha gente, por ejemplo, que se alista para emborracharse, como si de eso se tratara. Nuestro nombre es como una empresa. De nosotros depende nuestra marca y el valor que mostramos hacia los demás: amabilidad, respeto, armonía familiar, salud y paz. Los especialistas en salud mental nos brindan consejos que pueden ser muy útiles:

- Ninguna cábala ni ritual le funcionará si no empieza por llenar de buena energía su espíritu y sus acciones.

- No ‘queme’ su año antes de tiempo. Cuidado con excesos de licor y amistades casuales en discotecas o bares. No se deje llevar por la algarabía del fiestón sin control (podría ser víctima de ‘pepeo’ y otros riesgos).

- No use pirotécnicos, respete la tranquilidad de sus vecinos, de los enfermos, de las mascotas y el cuidado del medio ambiente.

- Si sus hijos le piden permiso para ir a una fiesta o campamento, evalúe bien la edad, fije horarios, cerciórese del lugar, con quiénes irá y quiénes estarán (no desconocidos), que haya algún adulto que supervise.

- Mentalice lo positivo para atraer energías. Aleje el pesimismo, decepciones y pensamientos negativos.

- Si hubo muchos problemas familiares, piense qué podría hacer para mejorar la relación. La ayuda de un consejero o un psicoterapeuta no está de más.

- Si no ha pasado mucho tiempo con sus hijos, piense en empezar a hacerlo. Comience ya por compartir con ellos (ahora incluso están de vacaciones). Interésese por conocer sus gustos, inquietudes y actividades.

- Comparta y no olvide agradecer a Dios la bendición de tener vida, salud, a la familia unida y trabajo”. Gary tiene razón. Me voy, cuídense.

Ir a portada