El Chato Matta, compinche de Pancholón, nos cuenta acerca de sus amores.
El Chato Matta, compinche de Pancholón, nos cuenta acerca de sus amores.

llegó al restaurante por un cebichito de doncella con bastante ají limo, canchita y choclito. Después pidió una jarrita con chicha morada heladita, parecía que se estaba incendiando por dentro. “María, perdóname la resaca, pero a veces me entra la nostalgia y me tomo mis tragos”.

MIRA ACÁ | La Seño María: Asesinos en el Callao

Uno es humano y también sufro a solas en mi cuarto. Mi viejita, que es mi ángel, me dice ‘hijo, estás pagando tu mala cabeza. Terminar viejo y solo es triste’. Mi madre me ama y se preocupa por mí. Suena mi celular y es el gran Pancholón: ‘Chato, no seas malo, quién como tú, que tienes cancha libre para trampear. He conocido dos primas del Callao. Esas en one te quitan el estrés. La vida es una sola, papá, vamos a hacerla, somos los que somos, la pampa es para todos’. María, después que me separé, estuve una vez a punto de casarme. Pero en el fondo creo que estoy destinado a quedarme solo. Mira cómo han terminado el ‘Gato’ y Melissa.

A fines de año siempre vuelve al Perú mi ‘italiana’. Habíamos estudiado juntos en el colegio y nos dejamos de ver. Ella se fue a Turín para trabajar como enfermera. Allí estudió tecnología médica y laboraba en una clínica. Tenía su departamento y no se había casado. Yo estaba soltero. En una reunión de reencuentro la vi figurita, bien vestida, me gustó. Esa noche, después de la discoteca, terminamos en un hotelito que ella escogió y pagó. Al salir de allí ya éramos enamorados. Vivimos un mes de locura. Nos fuimos a Máncora, bajamos a Pimentel y Huanchaco. ‘Chato, hay que casarnos. Tengo que volver a mi trabajo. Te mando tu pasaje, nos casamos y nos vamos de viaje en un crucero’.

Estaba ebrio de amor y le dije que sí. Los primeros meses le escribía cartas y hablábamos por fono. Después me aburría. Ella sí me bombardeaba con cartas. Pero a dos semanas del viaje a Europa, corté la relación. Fue una decisión difícil y dura. Ella sufrió mucho. Pero la ‘italiana’ no me soltaba. Cada vez que venía al Perú, me buscaba y nos encerrábamos en un hotel. Hasta que le puse el parche y la arroché. ‘Chato, acuérdate de que tú me dejaste a dos semanas de nuestra boda. Acabo de alquilar una casa en el sur. Tiene su piscinita y tenemos para estar tú y yo solos. Solo ven con lo que tienes puesto. Te he traído ropa muy bonita de Italia. Te paso a recoger en la puerta del Superba a las 10 de la mañana. Clic’.

La ‘italiana’ estaba más joven, no sé qué comen o toman en Europa. Pasamos una semana de locura. Una noche volvió a hacerme la propuesta. ‘Chato, tú ya estás divorciado. Yo no logré consolidar una relación, los europeos son más fríos que un pingüino. Vamos a Turín, tengo un puesto para ti en un hospital. Empieza a estudiar tu italiano’. Ahora sí le hablé bonito. Había revisado mi libro de García Márquez, el de ‘Los cuentos peregrinos’. Ahí, la protagonista, cuando se separa de su marido, le dice, recitando una frase del gran Vinicius de Moraes: ‘El amor es eterno, mientras dure’. ‘Regresa a Italia y trata de venir más seguido. Yo siempre estaré esperándote’. Ya no se molestó como antes. ‘Nunca vas a cambiar, Chato mujeriego, pero al menos ahora te siento sincero’. Algunas veces, nuestras amantes pueden ser nuestras grandes amigas. Solo algunas veces”. Pucha, ese Chato sinvergüenza no cambia, a veces se parece a Pancholón. Me voy, cuídense.

MÁS INFORMACIÓN:


tags relacionadas