Entérate por qué ch y ll ya no son parte del alfabeto. (Foto: Pixabay)
Entérate por qué ch y ll ya no son parte del alfabeto. (Foto: Pixabay)

La ch (che) ocupaba el cuarto lugar en el abecedario, mientras que ll (elle o doble l), el catorce. Así, eran parte de libros y tareas escolares, así como canciones educativas sobre el alfabeto. Sin embargo, hace dos décadas fueron excluidas por nuevas normas ortográficas de la Real Academia Española (RAE),institución dedicada a la regularización lingüística entre el mundo de habla hispana. ¿Ya no son letras? ¿Afecta su uso en la escritura? ¿Por qué las suprimieron? Aquí te lo explicamos.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Cómo usar los signos de interrogación de forma correcta?

El abecedario del español quedó reducido a las veintisiete letras siguientes: a, b, c, d, e, f, g, h, i, j, k, l, m, n, ñ, o, p, q, r, s, t, u, v, w, x, y, z. La decisión de adoptar el orden alfabético latino universal se tomó en el X Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española, celebrado en 1994, y viene aplicándose desde entonces en todas las obras académicas.

¿POR QUÉ CH Y LL NO SON PARTE DEL ABECEDARIO?

En el caso de la ch y la ll, pertenecieron al alfabeto español, pero desde 1999 dejaron de considerarse letras, sino “signos ortográficos de dos letras”, al igual que qu, gu, rr y, por ello, en el Diccionario de la Real Academia Española de 2001 fueron retiradas.

MÁS INFORMACIÓN: Porqué, porque, por qué o por que, ¿en qué momento se utilizan?

¿CÓMO AFECTA LA ELIMINACIÓN DE CH Y LL DEL ALFABETO?

La eliminación de los dígrafos ch y ll del abecedario no supone, en modo alguno, que desaparezcan del sistema gráfico del español. Estos signos dobles seguirán utilizándose como hasta ahora en la escritura de las palabras españolas: el dígrafo ch en representación del fonema /ch/ (chico [chíko]) y el dígrafo ll en representación del fonema /ll/ o, para hablantes yeístas, del fonema /y/ (calle [kálle, káye]). La novedad consiste, simplemente, en que dejan de contarse entre las letras del abecedario.

Al tratarse de combinaciones de dos letras, las palabras que comienzan por estos dígrafos o que los contienen no se alfabetizan aparte, sino en los lugares que les corresponden dentro de la c y de la l, respectivamente.