La puntualidad en el pago permite contar con un buen ‘score crediticio’ y te ayuda a negociar mejores condiciones para futuros préstamos o créditos (Foto:
La puntualidad en el pago permite contar con un buen ‘score crediticio’ y te ayuda a negociar mejores condiciones para futuros préstamos o créditos (Foto:

Pagar a tiempos los compromisos que asumimos con cualquier no solo nos permite manejar con tranquilidad nuestras finanzas, también supone ciertos beneficios porque teniendo un buen puedes acceder –principalmente– a una mejor oferta de productos financieros.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Qué es el pago anticipado, cuáles son sus beneficios y qué lo diferencia del adelanto de cuotas?

Pero, ¿en qué consiste un ‘score’ crediticio?, y ¿en qué se basan las entidades financieras para calificar a sus clientes? Tomando en cuenta que se trata de una calificación que te permitirá acceder a mejores condiciones crediticias, el ‘score’ crediticio representa el riesgo de impago de un préstamo, es decir, tu riesgo crediticio con relación a una entidad financiera.

Consta de una puntuación que resume tu comportamiento crediticio, por lo que mientras más alto sea tu ‘score’, menor riesgo representarás para la empresa que te evalúe. Y, a mayor ‘score’, mejores ofertas de crédito.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Cómo puedo saber qué deudas tengo? Descúbrelo aquí

¿CÓMO FUNCIONA?

Según refieren en la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), la clasificación se realiza de acuerdo al tipo de crédito contratado.

En el caso de los créditos de consumo, por ejemplo, la clasificación se basa en la morosidad en el pago y en el alineamiento.

Y, se define como alineamiento –a decir del organismo regulador– al procedimiento por que las empresas del sistema financiero se encuentran obligadas a modificar la categoría de riesgo asignada, según la categoría de mayor riesgo que otra entidad haya reportado.

¿CUÁLES SON LAS CALIFICACIONES?

Considerando que el ‘score’ depende del tipo de crédito, de manera oficial, la Central de Riesgos de la SBS maneja cinco categorías de riesgo: normal (0), problemas potenciales (1), deficiente (2), dudoso (3) y pérdida (4).

Para los créditos de consumo (tarjetas de crédito, préstamos personales y crédito vehicular), la categoría ‘normal’ se otorga cuando el cliente paga puntualmente o registra un atraso máximo de ocho días calendario; y la de ‘problemas potenciales’ considera atrasos en el pago, de 9 a 30 días calendario.

La categoría ‘deficiente’ se otorga cuando se producen atrasos en el pago de 31 a 60 días calendario; la de ‘dudoso’ se otorga cuando los atrasos son de 61 a 120 días calendario y se considerará como ‘pérdida’ cuando se registran atrasos en el pago de más de 120 días calendario.

En el caso de los créditos hipotecarios, la categoría ‘normal’ se otorga cuando el cliente paga puntualmente o registra un atraso máximo de 30 días calendario; y la de ‘problemas potenciales’ considera atrasos en el pago de 31 a 60 días calendario.

La categoría ‘deficiente’ se otorga cuando se producen atrasos en el pago de 61 a 120 días calendario; la de ‘dudoso’ se otorga cuando los atrasos son de 121 a 365 días calendario y se considerará como ‘pérdida’ cuando se registran atrasos en el pago de más de 365 días calendario.

Tener un control de los gastos que se realizan con las tarjetas de crédito ayudará a tener un buen comportamiento crediticio (Foto: Pixabay)
Tener un control de los gastos que se realizan con las tarjetas de crédito ayudará a tener un buen comportamiento crediticio (Foto: Pixabay)

CALIFICACIONES PRIVADAS

Pero, además de la información que maneja la SBS, también existen centrales privadas de información de riesgos, que “recolectan y brindan información respecto del comportamiento de pago de personas naturales y jurídicas”.

Tal como refiere el regulador, en nuestro país operan empresas como Equifax, Sentinel DataMóvil o XChange Perú, que actúan conforme lo señala la Ley que regula las Centrales Privadas de Información de Riesgos y de Protección al Titular de la Información (Ley N° 27489), pero no se encuentran bajo la supervisión de la SBS.

En estos casos, cada empresa maneja sus propias calificaciones y puntuaciones, y además de incluir la información que reportan las entidades financieras, muchas de ellas también consideran data de la Sunat, de la Cámara de Comercio de Lima, de empresas de telecomunicaciones y de servicios básicos.

Pero, también existen algunos aplicativos que –con ayuda de la tecnología– sirven para acceder a información de deudores, comportamiento de pago y nivel de riesgo de clientes, socios, proveedores e inquilinos. Kalifica y Valorabien son un ejemplo de ello.

En el caso de Kalifika, por ejemplo, el aplicativo monitorea la variación de tu ‘score’ (seis categorías con puntuaciones de 200 a 700) todos los meses y te permite consultar tu historial crediticio desde cualquier lugar; mientras que Valorabien es el primer marketplace de centrales de riesgos en el Perú y funciona como una plataforma de intermediación en la que están presentes Equifax y Círculo de Crédito.