Estudiante del Reino Unido, Jordan Vidal, pudo comer gratis durante 5 años, gracias a una curiosa estrategia. (Foto: Jordan Vidal)
Estudiante del Reino Unido, Jordan Vidal, pudo comer gratis durante 5 años, gracias a una curiosa estrategia. (Foto: Jordan Vidal)

Los años de estudios en una universidad pueden tornarse difíciles si te independizas de tus padres. Jordan Vidal, un joven del , lo sabía perfectamente e ideó un método para obviar el presupuesto destinado a los alimentos durante 5 años: comer gratis aprovechando descuentos, vacíos legales e ingenio. Conoce su historia que se volvió .

Jordan Vidal se mudó al sur de Cardiff para empezar sus estudios en la Universidad de Gales. Apenas instalado, buscó trabajo y pidió un préstamo estudiantil para cubrir los gastos de alojamiento , entre otras necesidades.

Poco a poco, mientras iba conociendo la nueva ciudad, descubrió un método para comer gratis y, de esta manera, obviar el presupuesto destinado a los alimentos.

El primero de ellos fue inscribirse en un casino donde los socios tenían acceso gratuito a un buffet chino. Aunque no precisó cómo obtuvo una membresía, logró que cada lunes tenga desayuno, almuerzo y cena. El único problema era que debía estar presente a las 4 de la mañana, según declaró en entrevista con el sitio .

En el casino, comía hasta 4 platos para que el hambre no apremie hasta bien entrada la tarde. “Tenía tanto para comer que cuando me despertaba todavía seguía lleno. Me llevaba algunas galletitas y pasteles para comer antes de cursar”, dijo a Metro.

Los martes, después de sus clases, visitaba el centro gastronómico de la ciudad para pedir los alimentos que no se vendían y que debían ser tirados a la basura conforme a ley. “Les preguntaba si tenían algo para tirar y, si tenían, que me lo dieran. Mi heladera estaba llena de sándwiches, galletitas y tortas”, explicó.

El joven llegó a juntar comida suficiente para varios días de la semana, debido a que se hizo amigo de los trabajadores. Con suerte, hasta podía saborear los mejores alimentos de la jornada.

Los fines de semana empleaba el mismo método, aunque esta vez en otro lugar: el Caroline Street, “Chippy Lane”, la cuna de la comida rápida de Cardiff. Jordan pedía a los comerciantes las hamburguesas, papas fritas y gaseosas que se iban a tirar.

Jordan Vidal y una lucha contra la tira de comida

El estudiante Jordan Vidal pedía a los comerciantes los alimentos que iban a ser tirados a la basura, pese a que estaban en buenas condiciones. (Foto: Jordan Vidal).
El estudiante Jordan Vidal pedía a los comerciantes los alimentos que iban a ser tirados a la basura, pese a que estaban en buenas condiciones. (Foto: Jordan Vidal).

Si bien Jordan Vidal utilizó ese método para comer gratis durante 5 años, aprendió algo muy importante: los alimentos no deben ser desperdiciados. “Me molesta, no me gusta el desperdicio. Vivimos en un mundo donde la gente no tiene comida, pasa hambre y muere”, dijo a Metro el joven que hoy tiene 25 años

Ya de chico, Jordan Vidal veía como los restaurantes botaban cantidad de comida en perfectas condiciones, algo que le quedó muy marcado. “Mi madre me decía: ‘Tienes que morder la bala. Lo peor que te pueden decir es que no’. Si puedes salir y avergonzarte así, entonces puedes continuar y hacerlo en otras situaciones. Valió la pena intentarlo”, anotó Vidal, quien ya no pide comida, pero es consciente que debe existir una lucha contra la tira de comida.