Las bajas temperaturas, el encierro, una mayor cercanía física y la falta de ventilación en áreas comunes, facilitan la aparición de males como la amigdalitis, faringitis, bronquitis, gripe e influenza.
Las bajas temperaturas, el encierro, una mayor cercanía física y la falta de ventilación en áreas comunes, facilitan la aparición de males como la amigdalitis, faringitis, bronquitis, gripe e influenza.

Estamos frente a un cambio estacional, por eso, debemos tomar precauciones para cuidar nuestra salud y evitar enfermedades respiratorias que puedan complicarse, más aún en este duro contexto que vivimos por el .

Las bajas temperaturas, el encierro, una mayor cercanía física y la falta de ventilación en áreas comunes, facilitan la aparición de males como la amigdalitis, faringitis, bronquitis, gripe e influenza. Una forma de protegernos de estas enfermedades es “evitando alimentos como las bebidas carbonadas, frituras, alimentos procesados, ya que estos se relacionan con un alto proceso inflamatorio. También se aconseja dejar de consumir cigarrillos, pues altera la microbiota intestinal y reduce las defensas”, señala Karen Quiroz, directora de la Carrera de Nutrición y Técnicas Alimentarias de la Universidad Le Cordon Bleu.

MÁS INFORMACIÓN: COVID-19: sedes de Juegos Panamericanos que serán centros de vacunación.

Una buena alimentación debe contener todos los nutrientes para mantener en equilibrio a nuestro organismo, con el aporte suficiente de carnes, lácteos, huevos, verduras, frutas, cereales integrales, todo en conjunto reforzará nuestro sistema de defensa. Se considera que la vitamina D juega un rol fundamental en el proceso inflamatorio que ocasiona la , y está presente en la yema del huevo, peces, hígado de aves, res y de manera gratuita la obtenemos con la exposición solar”, comenta Quiroz.

Por otro lado, existe una relación muy directa entre el eje intestino, pulmón y la microbiota. La evidencia científica reporta que la alteración de la biodiversidad bacteriana (disbiosis intestinal) disminuye la respuesta inmunitaria y por ende incrementa el riesgo de infecciones respiratorias y pulmonares.

MIRA: Conoce todos los beneficios del jengibre y por qué es tan importante.

Buenos consejos

Para seguir una en esta temporada es necesario incluir alimentos ricos en proteínas antioxidantes, probióticos fibra y vitaminas y minerales. Existen alimentos que refuerzan nuestra sistema respiratorio e inmunológico, entre ellos se encuentran:

● El ajo, la cebolla y el poro. Presentan propiedades antisépticas y bactericidas, son buenos expectorantes y tienen propiedades antiinflamatorias, por lo que ayudan en los procesos bronquiales y la tos.

● El jengibre. Tiene propiedades antiinflamatorias y depurativas.

● Rábanos. Posee compuestos azufrados ayudando a eliminar la mucosidad bronquial.

● Las frutas. Principalmente las cítricas poseen vitamina C y antioxidantes, cuidando la integridad de los tejidos por el daño ocasionado por los radicales libres. La piña posee propiedades antiinflamatorias.

● La fibra. Esta se encuentra en verduras, legumbres, frutas y cereales integrales.

● Alimentos probióticos. Yogurt, aceitunas de preferencia las verdes, chucrut, kéfir, kimchi.

● Hierbas aromáticas con propiedades antiinflamatorias. Cúrcuma, jengibre, uña de gato, eucalipto, cola de caballo, etc.