La pérdida de fuerza es un indicador para alertar al cuerpo sobre la presencia de anomalías. Generalmente, son los brazos y piernas los que se ven afectados directamente. Foto: Pexels.
La pérdida de fuerza es un indicador para alertar al cuerpo sobre la presencia de anomalías. Generalmente, son los brazos y piernas los que se ven afectados directamente. Foto: Pexels.

son los nutrientes responsables del correcto funcionamiento del sistema inmune. En ocasiones, sucede que el cuerpo da señales de advertencia cuando algo no está funcionando como debería, como cuando se presenta un déficit de nutrientes. En este caso, se denotan síntomas comunes y poco relevantes a simple vista, pero si no son atendidos en su momento, pueden causar daños serios en el organismo.

Sylvia Rodríguez, nutricionista del equipo Magnesol, cuenta cuáles son las señales de alerta que el cuerpo puede experimentar si está atravesando un déficit de nutrientes:

1. Fatiga:

La falta de energía en las diversas actividades diarias es un factor determinante si se habla de una carencia de magnesio en el organismo. Este mineral aporta energía y contribuye a generar una sensación de vitalidad y bienestar general. Si se tiene déficit de magnesio, se puede consumir suplementos de este mineral por la mañana.

2. Debilidad muscular:

La pérdida de fuerza es un indicador para alertar al cuerpo sobre la presencia de anomalías. Generalmente, son los brazos y piernas los que se ven afectados directamente.

3. Entumecimiento u hormigueo:

Este síntoma es muy común y se da principalmente en manos y pies, impidiendo que se realicen actividades con normalidad, aminorando el dolor solo con masajes.

4. Retención de líquidos:

Se denota en la hinchazón tanto de abdomen, manos y/o pies. El líquido se acumula dentro de los tejidos que están fuera del sistema circulatorio; esto debido a un porcentaje bajo de potasio y sodio en el cuerpo.

5. Somnolencia:

La somnolencia excesiva puede ser un signo de falta de minerales en los alimentos que se consumen con regularidad. Será necesario considerar incluir un suplemento nutricional en la rutina diaria, en el caso que estos no se puedan obtener en las cantidades recomendadas a través de la ingesta.

6. Problemas estomacales:

Este síntoma, junto con las náuseas, devela una disfunción en el sistema digestivo, la cual debe ser tomada con la importancia que merece.

7. Dolor de cabeza:

Los dolores intensos de cabeza durante eventos que generan tensión o estrés, puede resultar un indicador de ansiedad y depresión y una buena alimentación puede contribuir a la recuperación. Si bien es cierto, estos dolores no es un factor determinante, si se realizan los exámenes correspondientes, puede servir como un primer paso para el diagnóstico.

Te puede interesar: