Se inyectó su semen en su brazo para calmar el dolor de espalda y casi se muere 

Los médicos de un hospital de Irlanda se extrañaron con este caso, pues no existe ninguna investigación científica que el semen calme el dolor de alguna parte del cuerpo. 

Irlanda
Irlanda

La revista Irish Medical Journal publicó el extraño caso de un hombre de 33 años que fue hospitalizado tras inyectarse su semen para aliviar su dolor crónico de espalda durante un año y medio en Dublin (Irlanda).

Según la publicación, lo que hizo el paciente como parte de una "terapia alternativa" no está respaldado por ninguna investigación científica. 

El joven, quien no fue identificado por la revista, sorprendió a los médicos del Hospital Universitario de Tallaght, en la capital de Irlanda, y tuvo que explicar a los médicos lo que hizo cuando estuvo cerca de morir. 

El hombre se quejó de un "dolor severo" después de "haber levantado un objeto de acero pesado tres días antes". Cuando lo examinaron se dieron con la sorpresa que el brazo estaba rojo e hinchado, por lo que el paciente tuvo que decir qué es lo que había hecho con su semen. 

El paciente dijo que se había inyectado semen mensualmente durante 18 meses, utilizando una aguja hipodérmica para calmar su dolor de espalda. 

Para mala suerte del joven, al inyectarse el semen, este ingresó  en los vasos sanguíneos y los músculos del hombre. Una radiografía indicó la presencia de aire atrapado debajo de su piel, y fue hospitalizado inmediatamente. 

La única manera que se liberó del semen en sus músculo fue con una terapia antimicrobiana intravenosa. 

"Este es el primer caso reportado de inyección de semen para uso como tratamiento médico", indicó la publicación medica irlandesa, aunque informaron que desconocían como el paciente había llegado hasta ese límite, pues no hay sustento científico. 

Ir a portada