Doña Lucy en su tienda de San Miguel.  Foto: Jesús Saucedo.
Doña Lucy en su tienda de San Miguel. Foto: Jesús Saucedo.

Tiene todo el cabello casi blanco, pero no es tan grande como parece. Doña Lucrecia Mosqueira Saldaña tiene 22 años al frente de su bodega, dos hijos profesionales y un montón de ideas por aplicar en su negocio, en San Miguel, al que le puso su nombre y hasta su firma porque todo lo que hay allí habla de su esfuerzo y dedicación.

MÁS INFORMACIÓN: Esposos le ponen punche a su bodega en La Molina


“Aquí estoy al pie del cañón, como se dice, para lo que necesiten mis clientes”, menciona la madre de familia que se siente muy orgullosa por lo que ha logrado como comerciante.

Sus comienzos fueron humildes. “Antes de la bodega tenía un puestito en un mercado que cerró. Me acostumbré a trabajar fuerte y no podía quedarme quieta. Busqué un local y lo alquilé. Empecé con mucho entusiasmo y lo mejor es que me fijé un horario, yo misma me organizaba sin descuidar a mis hijos ni a la tienda”, recuerda con nostalgia.

En su local vende abarrotes, pero también frutas y verduras que salen rapidito porque sus precios son como en el mercado.

“Me concentro en lo que sale más, lo que pide la clientela. No fío, pero si a algún cliente le falta uno o dos soles, le digo que después me los traigan. No tengo problemas con eso”, agrega doña Lucy, que trabaja de lunes a domingo de 7 de la mañana a 11 de la noche.

La dueña abre las puertas de su negocio a las 7 de la mañana. Foto: Jesús Saucedo.
La dueña abre las puertas de su negocio a las 7 de la mañana. Foto: Jesús Saucedo.

Gracias a su larga experiencia aconseja a los bodegueros a no tenerle miedo a la competencia. “La competencia es buena porque anima a mejorar cada vez más. Te dan ganas de aumentar tu oferta, de renovar tu espacio y brindar un buen servicio”, indica.

Ella es una convencida de que una manera de ganar clientes y mantener a los que ya se tienen es el buen trato y la cercanía. Por eso todos en el barrio la llaman Lucy.

“El secreto para que el negocio se mantenga es la paciencia y el buen humor con los clientes, una sonrisa y el trato amable nos mantienen vigentes; el que viene una vez regresa siempre. Al final el Sol brilla para todos”, sonríe.

TIP

Proponte vender más mercadería a los mismos clientes. Para ello cuenta con productos de calidad, exhíbelos bien, prevé una buena cantidad y variedad, y véndelos a un precio justo.

TE PUEDE INTERESAR: