Lee un libro (Foto: Getty Images)
Lee un libro (Foto: Getty Images)

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por unas chuletas de chancho doraditas y jugositas, acompañadas de papas nativas sin pelar, sarsa criolla y, para tomar, un emoliente calientito. “María, veo a los chicos de hoy conectados todo el tiempo al celular, la laptop o la computadora de casa. Cuando veo qué es lo que miran con tanto interés, la mayoría está chateando o viendo videos de artistas o fútbol.

LEE TAMBIÉN: Guarda pan para mayo

Es una paradoja, pues la Internet te permite leer miles de libros gratis en línea o, en todo caso, adquirir el derecho de leerlos en tu computadora con un pago mensual que es mucho menor que el precio del cable o de alguna plataforma de streaming. Lo que te quiero decir, María, es que los muchachos de hoy, en este mundo globalizado, tienen todas las herramientas para aprender con mucha más facilidad que antes.

Recuerdo que para hacer las tareas del colegio, cuando no tenía un libro, tenía que tomar mi micro hasta la Biblioteca Nacional, en la avenida Abancay. Hoy los chicos pueden leer casi cualquier libro desde la comodidad de su casa con solo un clic. Pero además están los libros de papel, que en muchas casas se están empolvando durante años mientras los hijos pierden horas con los juegos en línea o chateando con los amigos.

Leer un buen libro es maravilloso, pues así dejas de ser un poquito menos ignorante. Como decía Sócrates: ‘Solo hay un bien: el conocimiento. Solo hay un mal: la ignorancia’. Algunos beneficios de leer:

- Amplía tu vocabulario: Al leer expones tu cerebro a un mundo nuevo de vocablos. Si realmente quieres ampliar tu vocabulario, varía los tipos de textos que leas.

- Reduce el estrés: Leer es relajante y permite desconectarnos y trasladarnos a otros mundos, a otras épocas. Nos introducimos en la piel de otros personajes. Al relajarnos, reducimos los niveles de cortisol del cuerpo, hormona que se libera con el estrés, y alejamos nuestra atención de los problemas.

- Puede evitarnos ciertas enfermedades: Al leer hacemos trabajar al cerebro, lo que hace que se reduzca el riesgo de padecer, por ejemplo, alzhéimer. O, en todo caso, hará que el proceso degenerativo sea más lento.

- Aumenta la concentración: Las personas que leen seguido tienen un mayor nivel de concentración. Si queremos que los niños mejoren su limitada atención, hay que darles un libro. Si se les inculca el hábito de la lectura, se concentrarán en una historia y esa concentración se irá desarrollando.

- Mejora la memoria: La lectura constante mejora la memoria. Es porque al leer hacemos que el cerebro se acostumbre a recordar personajes, hechos, detalles o situaciones, convirtiéndose en un gran ejercicio mental”. Qué buenos consejos. Gary tiene razón. A mis hijos siempre les inculco que lean y, felizmente, me hacen caso. Me voy, cuídense.

TE PUEDE INTERESAR