Si desde ahora tu niño empieza a culparte de sus malas decisiones, pregúntale por qué y deja que hable.
Si desde ahora tu niño empieza a culparte de sus malas decisiones, pregúntale por qué y deja que hable.

La educación de los hijos es una labor que realizan fundamentalmente y lo hacen de manera conjunta. Puede que no sean perfectos, pero es la dinámica que les resulta y que forma parte de las condiciones que rodea a la pareja.

MIRA: ¿Qué hacer si tu hijo pide todo llorando?

Podemos tener un pensamiento crítico respecto de los métodos de crianza, pero echarles la culpa de todo lo que nos sucede como hijos no es justo.

El psicoterapeuta de la Escuela de Desarrollo Personal Supérate, Walter Dávila More, explica que muchos jóvenes terminan culpando de todo lo que les pasa a sus padres “y esto no debe ser justificado, pues el adolescente toma erróneamente esa actitud como un mecanismo de defensa para no asumir responsabilidades”.

Tal vez , pero los chicos deben tratar de comprenderlos. Nadie les enseñó a criar a un hijo, aprendieron en el camino. Esto puede resultar difícil para los adolescentes, ya que si ellos aceptan que tienen en parte culpa de lo que les pasa, se sentirían frustrados.

LEE: Qué hacer si tu hijo habla con desconocidos en Facebook?

Si desde ahora tu niño empieza a culparte de sus malas decisiones, pregúntale por qué y deja que hable. Una vez que esté liberado, empieza el diálogo.

También date un tiempo para reflexionar, si en caso cometiste un error está bien reconocerlo frente a tu hijo y pedir disculpas.

SABÍAS QUE...

Arrastrar un sentimiento de rencor o culpa contra los padres puede terminar afectando la relación con nuestra pareja y con los propios hijos.


TAMBIÉN PUEDES LEER:

La importancia de cultivar valores en tus hijos

Es necesario enseñarles a ponerse en los zapatos del otro, a respetar a los demás, cumplir con la palabra y ser solidarios. Esto debe hacerlo todo padre y madre con sus pequeños.

Los valores morales son códigos necesarios para tener una buena convivencia colectiva. Por eso, incúlcalos.
Los valores morales son códigos necesarios para tener una buena convivencia colectiva. Por eso, incúlcalos.

En el marco de laen nuestro país, se hizo público que algunos encargados no cumplían con inyectar la dosis correspondiente a los adultos mayores. ¿Qué pasó por la mente de este personal asistencial? ¿Dónde quedaron sus valores?

“Los valores morales son códigos necesarios para tener una buena convivencia colectiva. Sin embargo, el miedo e incertidumbre de ha provocado que algunas personas los dejen de lado a fin de conseguir algún tipo de beneficio. Por ejemplo, estas personas que no inyectaron las vacunas se olvidaron de la empatía, el respeto, la solidaridad y el compromiso”, indicó el psicólogo y psicoterapeuta Walter Hinojosa.

En donde se cultivan los valores y los principios, difícilmente los hijos incurrirán en faltas que afecten a la sociedad. “Los valores permiten a cualquier persona conocerse mejor así misma, vivir con integridad, tomar decisiones adecuadas y mejorar sus relaciones con los demás”, añadió el especialista.

QUÉ HACER

La clave para educar con valores es sembrar en nuestros hijos, desde muy chicos, competencias que les permitan desarrollarse en armonía personal y socialmente.

Explícale qué significa cada valor. No puedes decirle: ‘eres muy empático’, si él no tiene claro el concepto de empatía (ponerse en el lugar del otro). Es tu labor guiarlo.

La mejor herencia que puedes dejarle a es la educación en valores, pues estos definirán la ética del obrar correcto.


MÁS INFORMACIÓN: