Luis Alberto Guadalupe Rivadeneyra, 'Cuto' para todos, cuenta una nueva anécdota en sus memorias de los lunes. Siempre en Trome.pe, por supuesto.
Luis Alberto Guadalupe Rivadeneyra, 'Cuto' para todos, cuenta una nueva anécdota en sus memorias de los lunes. Siempre en Trome.pe, por supuesto.

Mi gente, mi sangre, Luis , con ustedes. Estoy más fino que . ¡Qué triunfazo de mi Perú! Me entoné tanto con esa alegría que nos dieron los muchachos que me dio hambre de carapulcra con mi sopa seca y unas ganas de volver a vestir la gloriosa camiseta de la selección peruana. ¡Ayayay!

LEE MÁS: ‘Cuto’ Guadalupe se amista con ‘El loco’ Vargas y anuncia entrevista para ‘La fe de Cuto’

La semana pasada estuve por mi rico Chiclayo, recorriendo la ciudad, compartiendo con su gente, paseando por sus calles y cada punto de encuentro me recuerda el título del 2011 que conseguimos con Juan Aurich. Las historia de futbolista y las historias de vida salieron a flote en mi memoria.

Después de una década, los hinchas aún me reconocen, me abrazan y no olvidan ese logro que les regalamos. Mi pueblo me pide un autógrafo, una foto, y la verdad es que me siento muy feliz por tanto cariño y amor de los norteños. Y también me dicen que ven todos los viernes . El programa sigue creciendo, ¡no se olviden de compartir!

La gente me pregunta por los jugadores de esa campaña. Es inolvidable cada momento vivido. A uno de los que más recuerdan es a mi ‘Pana’ Tejada. El goleador del equipo y del torneo, y una gran persona, noble como pocos. Mi sangre se robó el corazón de todos con sus goles, su carisma, su don de gente y su diente de oro, que cuando reía se veía brillar.

“Caminando estaba/ por las calles de Chiclayo (Chicago)/ me senté a tomar un trago, yo sentí los pies cansados…”. Esa salsita por el Mercado Modelo de la ciudad me llevó a caminar por la avenida Balta. Con sorpresa veo que hay muchas casas de apuestas instaladas, todos poniendo algunas fichas para llevarse algo al bolsillo y al ver eso mi mente voló a una anécdota que me ocurrió en aquella temporada.

EL ‘PANA’ TEJADA Y EL PREMIO

En las pichangas corren las apuestas. Los jugadores apostamos en el fútbol-tenis o en partidos de práctica. Depende del nivel del club donde estás, algunos lo hacen en soles, otros en dólares. Y en los partidos no faltan los premios de los directivos: por triunfo, por goles, por asistencias, por objetivos, por títulos.

Pero en 2011 me gané un premio que me dio ¡¡mi propio compañero!! ¿Cómo fue eso? Cuento la historia.

Luis Tejada venía disputando fecha a fecha la tabla de goleadores con el colombiano Humberto Osorio, que jugaba en Inti Gas. La competencia era pareja, iban pegaditos, ninguno daba tregua y mi ‘Pana’ quería hacer historia en el Perú.

Cuto Escribe: El Gran Show, mi restaurante Cuto 16 y cómo volví a sonreír

En eso nos toca ir a jugar a Ayacucho para enfrentarlos. Era un duelo crucial para el equipo, ya que siempre jugar en esa ciudad es complicado por la altura y, además, ellos venían haciendo una buena campaña. Inti Gas y su goleador Osorio estaban decididos a hacernos caer, motivados, incentivados, no sé, pero demostraron que tenían razones para complicarnos. Era un partido clave.

MIL DÓLARES Y UN WHISKY ETIQUETA AZUL

Mi ‘Pana’ Tejada sabía que había un duelo aparte. El que hacía gol, él u Osorio, se despuntaba en la tabla de artilleros. Así que, apenas llegamos a Ayacucho, se me acercó y me hizo una propuesta. Fue al grano, como cuando pateaba al arco.

“Mi capi, será un partido trascendental, sé que lo sacaremos adelante. Pero tengo una misión muy especial para ti y (Edgar) Balbuena. Quiero que anulen al colombiano Osorio, no lo dejen hacer gol”. Así de directo fue. Y Siguió.

“Si logran el objetivo, yo le doy un premio de mil dólares para cada uno de ustedes. A eso le agrego una botella de whisky etiqueta azul. Que no haga nada de nada. Si logran el encargo, ni bien regresamos a Chiclayo, cumplo mi palabra. No quiero que me pase en la tabla de goleadores. Ya lo saben, lo que ofrezco, lo cumplo”, me dijo mi ‘Pana’ Tejada.

APLIQUÉ EL ‘MATAMOSCAS’ DE ‘CUTO’

Estábamos en la recta final del campeonato. Luchábamos por el título para enfrentar a Alianza Lima. También teníamos razones de sobra para no perder. Éramos el ‘Ciclón’ y todos nos querían tumbar, pero estábamos de visita y eso complica las cosas.

Empezó el partido y vimos al colombiano muy activo, con ganas de anotar. Para eso ya había coordinado con el ‘paragua’ Balbuena para agarrarlo en posta al ‘colocho’. No podía ganar ni una.

Es que seamos sinceros, un premio extra de mil ‘coquitos’ no es para desperdiciar. Al principio estábamos con harto aire. No había problemas, pero el reloj seguía su camino y nos íbamos desgastando.

Encima, Osorio era bravo, rápido, fuerte, estaba en su mejor momento y tuve que sacar el ‘matamoscas’ para frenarlo, porque el hombre nos quería hacer la fiesta. Le comencé a sacar todo Corongo. En el juego aéreo iba con todo Balbuena y por abajo era mi turno de llevarme pelota y hueso.

LEE MÁS: ‘Puma’ Carranza: “La ‘U’ me salvó la vida, me salvó de ser un delincuente”

Al principio el cafetero aguantó, pero después sintió los ‘cariños’ que le dábamos. La cosa se puso picante. Hasta que en un momento se me acerca Nick Montalva, que era capitán de Inti Gas. A él lo conozco desde que jugamos juntos en las divisiones menores en Universitario. “Cuto, por favor, paren la mano con el colombiano, es muchacho, buena persona, ustedes están abusando con la pierna fuerte”, me dijo.

Yo estaba con todo el calor del partido, de inmediato le respondí. “Nick, nosotros estamos jugando a la legal, todo con pelota. Cualquier cosa, ahí está el árbitro. Además, lo tratamos, así como tú tratas a nuestros delanteros. ¡¿O me vas a decir que los dejas pasar así nomás?!”, lo encaré. Él entendió, no volvió a ser ‘padrino’.

Y más duro le dimos al colombiano para ver si se quejaba, pero siempre con pelota. Al final lo desaparecimos. Fue un partido duro. Logramos el objetivo. Empatamos 0-0. Ese día festejamos por partida doble.

EL ‘PANA’, OSORIO Y MI PREMIO

Al final del año, logramos el título y el ‘Pana’ salió como máximo artillero del torneo con 17 goles. Una casa de apuestas lo premió con mil soles por cada gol por lo que se llevó 17 mil ‘mangazos’. Valió la pena la inversión que hizo Tejada. No solo se llevó el trofeo, sino que inscribió su nombre en nuestro campeonato y eso vale más que mil ‘cocos’.

Al siguiente año, Humberto Osorio volvió a su país para jugar por el Millonarios. A los pocos días fue convocado para un microciclo por el entrenador de la selección colombiana, el argentino José Pékerman. Pero la cosa no quedó ahí, pues dio el salto al fútbol español cuando fichó por el Real Valladolid. Hoy, .

Mi ‘Pana’ también fue parte del combinado de Panamá, firmó un buen contrato con Toluca y hasta jugó Eliminatorias de Concacaf. Y lo que es yo, con esos mil dólares me comí mi carapulcra con sopa seca, compré regalos para mi viejita y el whisky me lo bebí para recibir el Año nuevo del 2012. ¡Nos vemos el próximo lunes, mi gente!

TE VA A INTERESAR